Prueba de fuego para la peatonalización de Huesca

Coso Alto peatonal

La peatonalización de Huesca ya es una realidad. Desde este sábado más de cien calles del centro de la capital oscense tienen restringido el tráfico. Este lunes, primer día laborable, la nueva movilidad pasa su prueba de fuego. El equipo de gobierno es consciente de que habrá que acostumbrarse e ir matizando algunos aspectos, como la semaforización. Los cambios de circulación en la zona de Cabestany y Tarbes ya se notan en el flujo de tráfico, que ha crecido de forma considerable en estas vías.

Los primeros días transcurren con las complicaciones lógicas. Los conductores deben habituarse a nuevas direcciones, semáforos y cruces. También habrá que ajustar la semaforización según los estudios que se hagan del tráfico durante los próximos días. A las calles que dejan de tener circulación, hay que añadir las que pasan a ser de una dirección como Cabestany, Cavia, Gil Cávez, Tarbes y José María Lacasa.

La Policía Local tiene, durante estos días, una importante labor informativa de los cambios que ha sufrido la ciudad. Los agentes se están situando en los cruces afectados para regular el tráfico e informar a los conductores.

El concejal de Movilidad, Gerardo Oliván, dice que es pronto para hacer valoraciones ya que, de momento, hay que ir ajustando los cambios y ver cómo se desenvuelven los ciudadanos.

En lo que se refiere a las nuevas calles peatonales, se han ubicado las señales en las entradas y unos maceteros pero no las cámaras, que se irán colocando conforme avance el proceso. Se tienen que instalar 18 cámaras de lectura de matrícula, 10 de entrada y 8 de salida que, se espera, estén operativas en octubre.

LAS OBRAS SE HARÁN POR FASES

En octubre empezará la primera fase de las obras, desde las cuatro esquinas a la Plaza San Lorenzo, y algunas otras calles del centro. Se espera que los trabajos, que tendrán un coste algo menor de 850.000 euros, se adjudiquen esta semana. La siguiente fase, para principios de 2014, desde las cuatro esquinas hasta la calle Moya por el Coso Alto, tiene una estimación de 750.000 euros, y durante el 2014 también está prevista la actuación en los Porches de Galicia. Todo el proyecto, de reurbanización de todas las calles peatonales de Huesca, y todas las acciones que hay que realizar más allá de 2015, en obras de urbanismo, tienen una estimación de coste de 11 millones de euros.

Comentarios