La peatonalizacion vista con gafas de color violeta

E.P. Español

En estos primeros momentos de puesta en marcha del plan de peatonalización en Huesca, son muchas las voces que apuntan las ventajas que supone para lograr una ciudad más saludable y sostenible. Sin embargo, apenas se han oído o considerado las voces de las mujeres. Por ello, sugiero a las instituciones que hagan un ejercicio simbólico de colocarse unas gafas de color violeta que no es un color elegido al azar, sino la representación simbólica de la lucha por los derechos de las mujeres. Hombres y mujeres tienen diferentes necesidades y aspiraciones en el espacio urbano y distintas posibilidades de acceder a los bienes y recursos en la ciudad. Los espacios públicos son a menudo poco seguros para las mujeres. Debe tenerse en cuenta que la sensación de inseguridad no coincide con los índices de criminalidad. Así., a menudo las mujeres se sienten amenazadas en lugares poco cuidados, mal iluminados... La sensación de inseguridad se acrecienta por la noche y también depende de factores personales, del lugar de residencia y del medio de transporte. La inseguridad que experimentan las mujeres en las ciudades incide negativamente en la amplitud de su movilidad y del espacio que pueden recorrer. En muchos casos, las mujeres por miedo a que puedan ser atacadas, limitan las horas de sus salidas, así como sus recorridos, evitando los lugares solitarios o mal iluminados. Cuando lo hacen experimentan la ansiedad y el miedo.

No tener en cuenta las dificultades de movilidad con que se encuentran las mujeres en su vida cotidiana, puede contribuir a la exclusión social de este colectivo. Puede llegar a limitar las opciones vitales de las mujeres. Si el plan de peatonalilzacion no incorpora el enfoque de género, la mujeres verán seriamente restringida su libertad de movimientos, especialmente al anochecer y sus posibilidades de acceso al empleo y al ocio. Entonces, ¿podemos hablar con rigor de un plan orientado a la sostenibilidad y la cohesión social?

Comentarios