'El rey de Canfranc', la historia de un héroe callado de la II Guerra Mundial

Cuenta, según publica Efe, la historia del jefe de la aduana francesa de esa estación de ferrocarril del Pirineo oscense que ayudó a escapar a numerosas personas de la persecución de los nazis.

'El rey de Canfranc' es un documental que recupera la figura de Albert le Lay, un héroe callado de la Segunda Guerra Mundial, que desde su puesto de jefe de la aduana francesa de esa estación de ferrocarril del Pirineo oscense ayudó a escapar a numerosas personas de la persecución de los nazis.

La película, una coproducción hispano francesa dirigida por Manuel Priede y José Antonio Blanco, se presenta en la sección Zabaltegi, del 61 Festival de San Sebastián.

Blanco explica, en una entrevista, que el proyecto nació en 2000, cuando conocieron que por esa aduana los nazis introdujeron oro robado a los judíos para pagar el wolframio español que necesitaban para su armamento, y apareció Albert le Lay.

El primer contacto que establecieron fue con la viuda de Le Lay, Lucienne, que contaba 104 años y recibió a Blanco con una "desconfianza total y absoluta" y, aunque luego cambió su actitud, le dijo que nunca había hablado de las actividades de su marido y que tampoco lo iba a hacer entonces por respeto a él.

Esos recelos los encontraron también en sus hijas, pero Víctor Fairén, uno de los nietos de Le Lay, contribuyó al deshielo y finalmente decidieron colaborar.

A partir de ahí se fue abriendo el camino para conocer a un hombre de "espíritu de marinero", al que no le gustaba que "le mandaran los jefes" y que optó por quedarse en Canfranc, en "ese 'Titanic' varado en la superficie" que es ahora la estación ferroviaria.

"La valentía, la humanidad y la solidaridad eran los valores de esta persona que se jugó la vida a cambio de nada, con el apoyo de su mujer, teniendo el aliento de la Gestapo sobre él una y otra vez", señala.

Le Lay estableció contacto con la Resistencia y utilizó su puesto para ayudar a quienes escapaban del genocidio hacia Portugal, mientras dejaba que pasara por la frontera el hierro y el wolframio para el ejército alemán, manteniendo un complicado equilibrio hasta que fue descubierto y protagonizó una huida "rocambolesca", con ingredientes "de película", en septiembre de 1943.

Tras la guerra, rechazó laureles, condecoraciones y notoriedad, lo que le convirtió en un héroe anónimo, una persona "que ha sido admirable ir conociendo y de la que aún no sabemos cosas", asegura Blanco.

Dice que se desconoce el número de personas a las que pudo ayudar a cruzar a España -"debieron de ser muchísimas"- y, aunque no existe una lista como la de Schindler, sí hay una relación de personas en un libro donde Le Lay llevaba la contabilidad de las donaciones que recibía para una escuela francesa que fundó allí mismo.

Una parte de ellos apellidos hebreos, que donaron a Le Lay cantidades muy importantes en francos que ya no iban a necesitar por haberles salvado la vida.

Antes del hallazgo del libro este verano, habían puesto un anuncio en una revista judía tras una infructuosa búsqueda en las comunidades judías de Nueva York, Chile, Argentina y Lisboa de refugiados que hubieran pasado por Canfranc durante la II Guerra Mundial.

Les llamó Danille Wolfwitz, de 83 años, con la que se entrevistaron en México, quien les dijo que el 1 de enero de 1942 su familia y ella se encontraban en la estación de Canfranc. Cuando el libro llegó a sus manos, allí estaba ese apellido y la misma fecha que la anciana les había dado.

"Estos son los buenos sabores de boca y los vuelcos al corazón que te deja este documental", destaca.

'El rey de Canfranc' combina imágenes reales y testimonios con pequeñas recreaciones de ficción, con lo que han querido evitar "el archivo puro y duro" y hacer el documental "más entendible al espectador".

"Era una historia que estaba ahí y había que contarla", comenta Blanco, que precisa que este ha sido un proyecto coral de cinco compañeros, trabajadores de TVE, que en sus ratos libres buscan "cosas diferentes para huir de la rutina". 

Blanco, navarro pero con raíces aragonesas firma este documental junto con Manuel Priede. La cinta llegará a las salas comerciales el 11 de octubre y se preparan proyecciones especiales en Zaragoza, Jaca y Canfranc, según ha publicado la edición impresa de HERALDO DE ARAGÓN.

Comentarios