Una investigación iniciada en Huesca termina con el desmantelamiento de una empresa de compraventa de oro

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado una empresa de compraventa de oro que sólo declaraba un 30% de los beneficios obtenidos de las joyas que adquiría en sus tiendas de toda España. La sociedad era administrada por ciudadanos argentinos, asentados en la capital madrileña, que transferían los beneficios que obtenían en metálico a su país de origen. Llevaban una doble contabilidad para no declarar la mayor parte de las ganancias alcanzadas a la Hacienda Pública. Han sido detenidos cuatro directivos y encargados de la mercantil.

La investigación se inició a raíz de varias inspecciones que se llevaron a cabo en los establecimientos de la mercantil ubicados en las ciudades de Huesca y Zaragoza. En las tiendas de estas ciudades se habían detectado importantes diferencias entre el oro adquirido a particulares que era declarado y el que realmente compraban.

Este tipo de establecimientos deben registrar todas las joyas adquiridas en su respectivo Libro-Registro oficial. Sin embargo, la empresa investigada practicaba una doble contabilidad, evitando reflejar en el mencionado Libro-Registro numerosos lotes de joyas adquiridos por los diferentes establecimientos. De esta forma, eludían declarar dichos beneficios a la Hacienda Pública.

Los lotes de oro eran remitidos semanalmente y a través de una compañía de transporte de paquetería a la sede central de la empresa en Madrid capital y Alcobendas (Madrid). Desde esos puntos serían enviados después a empresas fundidoras de este tipo de metales preciosos. Así la mercantil obtenía la correspondiente contraprestación económica de la que se declaraba tan sólo una pequeña parte.

La investigación ha culminado con un operativo policial en la Comunidad de Madrid que ha permitido la detención de cuatro personas, encargados y directivos de la empresa, y la práctica de cinco registros en las localidades de Madrid capital y Alcobendas. En estos registros, los agentes se han incautado de abundante documentación y dinero en efectivo que corroboraban la existencia de una doble contabilidad. Al parecer, aproximadamente se declaraba tan sólo un 30% de las joyas de oro que se adquirían en los diferentes establecimientos que la empresa tenía por toda España. Del mismo modo, se pudo comprobar cómo los beneficios obtenidos en metálico eran transferidos a Argentina.

Comentarios