La Asociación de Comerciantes pedía un proceso de peatonalización diferente y consensuado

El pasado mes de mayo, la Asociación de Empresarios de Comercio de Huesca, a través de su comisión de control del Plan de Peatonalización, redactó un manifiesto sobre el proceso de peatonalización que ya entonces se empezaba a intuir en Huesca. Proponían actuaciones previas a esa peatonalización, como limitar la circulación de los Cosos en un único sentido, mejorar el transporte urbano, y peatonalizar conforme se fueran haciendo obras y se produjera el acondicionamiento urbano.

En aquel momento ya pedían que los procesos de la peatonalización se desarrollasen con el máximo consenso. Y querían que se contase con su criterio, temiendo que se tomasen decisiones que pudiesen perjudicar a sus empresas, abocándolas al cierre o perjudicando su viabilidad.

Desde la Asociación se decía que cualquier intento de impedir la circulación de vehículos a motor sin una transformación previa de esas zonas, nunca podría calificarse de zona peatonalizada. Argumentaban que la peatonalización supone el final de un proceso previo de acondicionamiento urbano de las zonas a peatonalizar, confiriendo a esas zonas una identidad singular y atractiva, para que pudiera ser disfrutada por el peatón.

Como paso previo a la peatonalización total de los Cosos, proponían limitar la circulación en un único sentido, reducir significativamente la velocidad de esa circulación y habilitar alguna zona de estacionamiento de alta rotación.

Consideraban, por último, que en estos espacios donde se restringe de una manera tan notoria la circulación del vehículo particular, se impone incorporar un servicio de transporte urbano que dote de un transporte motorizado alternativo a aquellos ciudadanos que no pueden desplazarse de otra forma, convirtiéndose en un elemento primordial para ayudar a dinamizar las zonas peatonales.

Comentarios