UAGA denuncia graves daños en el sector agrario por las tormentas

Las fuertes tormentas de la noche pasada y de este viernes han dejado en las zonas afectadas grandes pérdidas en cultivos e infraestructuras. Barós, Guasa, Baraguas y Jaca son los municipios más castigados de la Jacetania, dónde los pastos y las alfalfas han sido arrasados por el pedrisco. Además el río Gas y los barrancos que desembocan en él se han desbordado. En el Alto Gállego, Biescas y los pueblos del Sobremonte también sufrían una gran pedregada, e incluso las máquinas quitanieves tenían que limpiar las carreteras de granizo. En esta zona los pastos y alfalfas, recuperados después de cuatro pedregadas sufridas en este verano, quedaban arrasados.

A las 4.767 hectáreas con siniestro en la Jacetania y a las 6.078 hectáreas en Cinco Villas, en lo que va de año, hay que añadir las afectadas por estas últimas tormentas, que todavía no están cuantificadas ni en superficie ni en porcentaje de daño en los cultivos.

En lo que va de año, según datos facilitados por Agroseguro, son 105.088 hectáreas (aseguradas) las afectadas por pedrisco, helada, lluvia, viento, inundación, mal cuajado, sequía, fauna, etc. 77.751 hectáreas son de cultivos herbáceos y cerca de 13.000, de frutales, que según Agroseguro, es el sector que tiene asegurada la práctica totalidad de la superficie. Así mismo según esta Agrupación, a pesar de la crisis y de la reducción de las subvenciones para la contratación de seguros, no se ha producido una caída importante de la misma, pero los agricultores han optado por coberturas más baratas.

Cinco Villas era otra zona con gran afección. El río Riguel, el Arba, etc. han vuelto a desbordarse, por la falta de limpieza del cauce por parte de la CHE (puentes taponados) inundando parcelas agrícolas.

Sádaba, Pinsoro, El Bayo, Biota, Valareña y Bardenas han perdido la cosecha de hortalizas (pimiento, brócoli, puerro) así como la de maíz, girasol, alfalfa, sorgo… por el pedrisco. Además el fuerte viento ha levantado y destrozado tejados de naves agrícolas y ganaderas y ha derribado árboles. La piedra también ha dejado tejados, persianas, cristales, vehículos, placas solares, etc. afectados, especialmente en Pinsoro y Biota. La caída de torres eléctricas ha dejado sin luz a muchísimos usuarios. También se han visto cortadas varias carreteras por el agua, piedras, fango, etc.

En Teruel, las localidades de Alacón y Ariño han perdido su cosecha de uva y olivar por el pedrisco. Tejados, persianas, lunas… han quedado muy dañados. Con menor intensidad las localidades de Muniesa, Oliete, albalate, Urrea de Gaen, Hijar, La Puebla de Hijar… también han sufrido en sus cultivos los efectos del  granizo.

UAGA hace un llamamiento a agricultores y ganaderos para que aseguren sus cosechas e infraestructuras: la climatología está siendo muy adversa para el sector.

Comentarios