Bilingüismo: otro despropósito más o cómo empezar la casa por el tejado.

CCOO avisó ya hace meses cuando el Departamento de Educación nos presentó el nuevo plan de bilingüismo en Aragón (PIBLEA) El tiempo nos está dando la razón.

Dijimos entonces que a coste cero y en función de la situación de las plantillas en cuanto a su perfil de idiomas, la implantación del Plan PIBLEA de manera prácticamente inmediata nos parecía una barbaridad. Era dejar a la enseñanza pública a los pies de los caballos respecto a la enseñanza concertada mucho más preparada para apuntarse a este Plan, ya que lleva años contratando a profesorado con el nivel exigido de idiomas.

Para poner los cimientos a este nuevo “bilingüismo” que quiere el Departamento, CCOO opina que habrá primero que regular las plantillas e iniciar un periodo de negociación sobre este asunto. La ausencia de esta regulación y negociación está provocando que muchos funcionarios de carrera se vean desplazados de sus especialidades, total o parcialmente para poner profesorado de idiomas, que las plazas de interinidades con perfil de idiomas hayan crecido de manera exponencial en especialidades como Infantil en donde ha habido problemas para cubrirlas hasta el punto en que definitivamente han tenido que salir sin ese perfil para que alguien las pidiera.

Los datos son claros: en Secundaria, 39 plazas de interinos para todo el curso han salido con perfil en idiomas para 9 especialidades, y en primaria han sido 110, de las que 73 han sido de educación infantil. En el cuerpo de maestros además han sido cerca de 200 las plazas de tutoría que se han cubierto con profesorado de idiomas.

CCOO entiende que hay una gran demanda social de estas enseñanzas y que deben impartirse en la escuela pública con unas condiciones de calidad suficientes para ser homologables. Para ello hacen falta urgentemente muchos más recursos y mucho más profesorado preparado específicamente, además de incrementar ampliamente el número de profesores colaboradores. En la educación no se puede hacer más con menos.

El profesorado no puede ser obligado a comprometerse, a realizar la formación de manera urgente con la espada de Damocles de un futuro no demasiado claro. No se puede castigar de esa manera a la enseñanza pública. Hay que dar tiempo a que este profesorado sea incentivado, ayudado, apoyado y reconocido en su función. Y nos referimos a todos: funcionarios, colaboradores, interinos.

Como hemos dicho al principio, CCOO cree que es urgente una negociación de las plantillas de los centros que vayan acompañadas de la negociación en las instrucciones de funcionamiento de los mismos, del concurso de traslados y de las condiciones laborales del profesor colaborador. El Departamento lo ha hecho al revés: primero presenta el Plan y luego que cada centro se apañe con lo que tiene.

Por último, pensando en el alumnado, habría que negociar su itinerario formativo para dar continuidad a los programas ya que el Departamento de Educación, al dar libertad a los centros públicos para que definan su idioma bilingüe, va a provocar descoordinación entre los centros de primaria y secundaria que la Administración Educativa tiene la obligación de subsanar.

Y mientras tanto, los centros que ya eran bilingües con anterioridad a este Plan, sufren la inseguridad de no saber si podrán contar o no con los medios materiales y humanos que les habían permitido estos años ser la punta de lanza de unas enseñanzas cada vez más solicitadas.

Comentarios