El PAR defiende la descentralización financiera para las comunidades autónomas

El vicepresidente del Partido Aragonés (PAR) y portavoz del Grupo Parlamentario, Alfredo Boné, ha defendido “avanzar hacia la máxima descentralización financiera, en consonancia con el modelo autonómico español”. Boné ha reclamado que “las reformas en material fiscal sean acordadas desde el máximo consenso territorial, no sirve un mero pacto entre dos grandes partidos a nivel nacional”. Alfredo Boné ha participado en Altea (Alicante) en el Seminario sobre “El sistema de la descentralización fiscal en España”, organizado por la Fundación Manuel Giménez Abad y la Fundación Konrad Adenauer.

Boné ha reclamado al Gobierno central que “se limite a dictar marcos generales, siempre en consenso con las autonomías, pero sin entrar en las concreciones, ya que cada comunidad ha de tener la capacidad para tomar libremente decisiones adaptadas a las singularidades de su territorio”. Así se lo ha trasladado al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, presente en el Seminario.

“Es lógico que se establezcan unos objetivos de déficit, pero no es admisible, por ejemplo, que desde Madrid se fijen los ratios para la escuelas rurales, porque nada tienen que ver los pequeños pueblos de Aragón con los de otras comunidades”. “Hay que consensuar lo básico y respetar las singularidades”, ha resumido.

“En el caso de Aragón, el Estatuto de Autonomía reconoce las singularidades que debe tener en cuenta el Gobierno central para invertir en la Comunidad, como el carácter fronterizo, la superficie y la orografía”, ha reflexionado el portavoz parlamentario, quien también ha recordado que “el Estatuto reconoce los derechos históricos de Aragón, que es necesario actualizar, y mandata además un acuerdo bilateral económico-financiero con el Gobierno central”.

Boné ha coincidido con el catedrático Julio López Laborda en que la autonomía financiera de las últimas décadas “aporta más ventajas que inconvenientes”. También ha reseñado a los autores alemanes Feld y Baskaran, quienes testifican que “más autonomía financiera es más responsabilidad”.

El vicepresidente del Partido Aragonés ha planteado el reto que supone “hacer compatible el máximo autogobierno territorial con un mapa político y económico globalizado, donde las decisiones de mayor calado económico y financiero se toman cada vez más lejos, dentro del espacio económico europeo y como consecuencia de algo tan etéreo pero implacable como los mercados internacionales”. Boné ha advertido del peligro de los centralismos, “tanto dentro de España como en el marco europeo”. “La pluralidad territorial es un valor, no un problema: hay que aprender a sumar, y no a restar o a confrontar territorios”, finaliza Alfredo Boné.

Comentarios