ASAJA alerta de una situación límite ante la inminente recolección del maíz

La organización empresarial agraria ASAJA ha mostrado su preocupación por la situación en que se encuentran los precios del maíz, en un momento en que su recolección es inminente. Recuerdan que la superficie de maíz en Aragón ha aumentado, en la presente campaña, un 26%, pasando de 55.000 a 70.000 hectáreas. A ellas, hay que sumar entre 12 y 14.000 hectáreas de maíz de segunda cosecha, no recogidas en las estadísticas oficiales. Así pues, en la campaña 2013, en Aragón se llegará a unas 84.000 hectáreas de maíz. Para cubrir los gastos de producción, el precio del maíz necesitaría un control y una estabilidad que no parece tener.

Estas hectáreas generan una producción estimada algo superior al millón de toneladas de maíz, con un valor de producción de 171,36 millones de euros, y un movimiento económico en Aragón de unos 330,96 millones de euros.

Entre diversos trabajos, labrar, abonar, preparar, sembrar, las semillas, aplicar herbicidas y fungicidas, cosechar, acarrear, picar, agua, energía y comunidad de regantes, y por supuesto los abonos y los fungicidas, los costes de la producción de maíz por hectárea ascienden a 1.900 euros. ASAJA añade que, en caso de hectáreas que han modernizado su sistema de riego, se deben incrementar estos costes y 150 euros por hectárea y año de la red general (a pagar en 50 años), y 200 euros por hectárea y año, por el amueblamiento de la parcela (a pagar en 10 años).

Debido a estos costes, y al precio previsto para esta campaña, el maíz en Aragón necesita un rendimiento de 11.170 kilos por hectárea, para cubrir los gastos de producción.

Desde ASAJA Aragón se recuerda que el maíz es un cultivo importante en Aragón, que genera mano de obra, asienta población en el mundo rural, genera manchas verdes, que aportan riqueza medioambiental al territorio, y genera un importante volumen de negocio en su elaboración, producción y transformación.

El portavoz de ASAJA, Fernando Luna, cree que se necesita un control en el precio del maíz, por lo que exigen a la administración que haga un ejercicio de vigilancia, arbitrando en la transparencia de la evolución del precio del maíz, ahora que se acerca la cosecha, y que pueden dar paso a operaciones especulativas que no se ajustan a la realidad en los mercados internacionales, evitando así todas las maniobras de abuso en el precio final a percibir por el agricultor.

Comentarios