Luis Gállego: "la incapacidad del PP genera crispación en el proceso de peatonalización"

El Grupo Municipal de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Huesca daba a conocer su postura sobre la peatonalización de la capital oscense. Para esta formación se trata de un proceso importante y fundamental, que venía demandando desde hace tiempo, pero consideran que no se están haciendo bien las cosas.

Luis Gállego, portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Huesca, achaca a la "incapacidad del PP" la situación de crispación que se está dando en la actualidad, ya que algunos de los que se tendrían que ver beneficiados por este plan de movilidad, no lo ven así.

Consideran que los principales perjudicados por este plan son los conductores que cogen el coche a diario para desplazarse por la ciudad. Pero añaden que son muchos los que se tienen que beneficiar, como el transporte urbano, los ciclistas, los peatones y los comerciantes.

Para CHA, es difícil realizar un proceso de peatonalzación de peor manera de lo que lo está haciendo el PP, ya, desde el principio. Se eligió la empresa más barata para redactar el Plan de Movilidad, aún a sabiendas de que no conocía la Ciudad, por lo que no se ha desarrollado un plan lógico ni coherente. A juicio de Chunta Aragonesista, son los técnicos municipales quienes deberían haberse ocupado de ello. Por otro lado, la posibilidad de la participación en la Ponencia de Movilidad ha brillado por su ausencia, pues convocaban las reuniones para informar de lo ya decidido.

Añaden que el PP debe reunir la Ponenecia de Movilidad y han de dar marcha atrás en este proceso, por mucho que se hayan manifestado en contra. "Debemos saber dónde estamos, que parece no saberlo nadie, y reconducir la situación, empezando por congelar la ampliación de la zona azul salvaje que se ha diseñado hasta salir de esta confusión".

Finalmente, para CHA, que el PSOE hable de improvisación, da buena cuenta de su desfachatez. Durante las Legislaturas que ha gobernado, rechazó las propuestas que CHA ponía encima de la mesa, las mismas que ahora le parecen imprescindibles, aparte de la improvisación constante de la que hacía gala y de los cientos de miles de euros que gastó en bolardos, entre otras cosas.

Comentarios