Sillares en la acera

Teresa Sas

Grupo Municipal Socialista

No sé si han sido más patéticas las fotografías que nos mostraban unos sillares de la muralla musulmana del siglo IX de Huesca desparramados en una acera, o las declaraciones de la concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Huesca, señora Allué. Desde luego denotan una falta de sensibilidad que deberíamos exigir a quienes ostentan cargos públicos y deberían ser guardianes del patrimonio público de la ciudad. Decir que el desprendimiento de unos sillares de la muralla musulmana de Huesca, es “puntual” y que “no tiene importancia”, sin dar soluciones urgentes para corregir el hecho, demuestra una falta de sensibilidad y respeto hacia el patrimonio histórico de la ciudad bastante alarmante.

Pero cuando todo el esfuerzo del equipo de gobierno PP-PAR está dirigido a la radical e impuesta peatonalización, parece como si lo demás no valiera la pena. En la muralla se ha estado actuando desde el Ayuntamiento de Huesca, con la ayuda inapreciable del Gobierno de Aragón y el Ministerio de Cultura, desde el año 2007. Pero llegó el Partido Popular en el año 2011 y decidió cerrar el grifo de las inversiones.

Quedan pendientes todavía la finalización del paseo de la muralla y una actuación de consolidación de la parte exterior del paño de la muralla que va desde el número 102 de la calle Desengaño hasta el colegio de San Vicente. Y dinero tienen. Para botón, una muestra: en la última obra licitada para llevar a cabo la peatonalización en el Coso Bajo el precio de salida ha sido de 834.800 euros, pero finalmente la Mesa de Contratación la ha adjudicado por 544.800 euros, es decir, que los 290.000 euros sobrantes podrían destinarse a la finalización de la restauración de la muralla. Y otra: en 2012, por las diversas bajas en las adjudicaciones de obras municipales, el Ayuntamiento de Huesca tuvo un sobrante de alrededor de un millón de euros.

La acción de gobierno es priorizar y decidir. Está claro que la señora Alós ha decidido que todo vaya para la peatonalización, proceso que según sus palabras está totalmente consensuado, aunque los hechos demuestran lo contrario. Pues adelante con ello.

Comentarios