El desempleo centra el Aula de Cine del Campus de Huesca con filmes míticos

Seis películas ponen rostro al drama del despido o a la imposibilidad de encontrar un empleo en el Aula de Cine del Campus de Huesca. Las sesiones se desarrollan los lunes y los miércoles hasta el final de octubre. La apertura del ciclo, el lunes 14, se hace con una cinta mítica: ‘Las uvas de la ira’ de John Ford.

A lo largo del mes se podrán ver obras de destacados autores como Frank Capra, Sydney Pollack, Ken Loach,  Peter Cattaneo y Kiyoshi Kurosawa. Cine variado y de primer nivel, que tratará de deleitar a los espectadores con las historias pero también provocar la reflexión acerca del desempleo en diversos contextos socioeconómicos y geográficos.

Tras las dos primeras películas, realizadas en Estados Unidos en los primeros años cuarenta,  el día 21 podrá verse Danzad, danzad, malditos, de Sydney Pollack, otra película norteamericana, de 1969. Los días 23 y 28 les seguirán dos cintas británicas Lloviendo piedras, del comprometido Ken Loach, y la comedia de Peter Cattaneo Full Monty. Cerrará este primer ciclo la japonesa Tokyo Sonata de Kiyoshi Kurosawa, el día 30 de octubre. Las películas se exhibirán en versión original subtitulada en castellano siempre que sea posible.

 “El drama de perder el trabajo o no encontrarlo se ha convertido en uno de los terribles protagonistas de la actual crisis y no queremos darle la espalda, sino todo lo contrario”, señala Toni Alarcón, coordinador del ciclo. “En muchas ocasiones la información que recibimos son números, estadísticas, y hay que recordar que detrás de los datos hay rostros, personas que sufren una situación de la que no son responsables”. Este primer ciclo del curso (que habitualmente se revisa las miradas del cine a una cuestión social) “forma parte”, concluye Alarcón, “de nuestro compromiso con las realidades del mundo y quiere ser una humilde aportación a la reflexión colectiva”.

Los siguientes ciclos de este año se adentrarán en el western español, en noviembre, y en las películas mudas de King Vidor, en diciembre y enero.

Comentarios