Auxiliada una menor ilesa que se había extraviado en Los Monegros

Tres horas después de que la familia diera el aviso de su desaparición, la Guardia Civil localizaba cerca de la medianoche a la menor, que se había desorientado cuando regresaba a su domicilio en bicicleta tras pasar la tarde con unos amigos. Un amplio dispositivo de agentes, patrullas de las poblaciones cercanas y familiares y vecinos de la desaparecida estuvieron rastreando la zona entre Bujaraloz y Valfarta.

Los hechos ocurrieron a comienzos de la semana pasada. Se recibió un aviso del 112 en la Guardia Civil de Huesca, alertando de la desaparición de una menor entre estos dos municipios monegrinos. La familia daba el aviso a las 21 horas.

Por parte del Jefe de la 5ª Compañía de Fraga se dispuso la búsqueda por todas las patrullas que se encontraban de servicio próximas a la zona, dirigiéndose al lugar patrullas del Puesto de Candasnos, incorporándose a la búsqueda agentes que se encontraban libres de servicio, así como patrullas de los puestos de Fraga, Alcolea, Sariñena y Quinto de Ebro, por si se encontrara en demarcación de Zaragoza, así como familiares y vecinos de la desaparecida.

Al haber caído ya la noche se comenzaron las labores por caminos por los que la misma pudiera haber equivocado la dirección, siendo localizada la bicicleta de la menor en un camino secundario que une La Almolda con Valfarta.

Componentes del Puesto de Candasnos junto con un voluntario conocedor de la zona comenzaron un rastreo a pie llamando a la menor y tras unos veinte minutos de búsqueda distinguieron una voz lejana que respondía a la llamada, pudiendo establecer el lugar de donde surgía la voz, como a unos trescientos metros del lugar donde se encontraban, por un terreno muy abrupto e irregular, instando a la menor a que no se moviera del sitio ya que existe un canal general de regadío a escasos metros y la falta de luz hacía peligroso un desplazamiento sin tener conocimiento de la zona.

Sobre las 23’45 horas se localizó a la menor ilesa, salvo por algunos arañazos producidos por los matorrales existentes y con frío debido a la falta de ropa de abrigo, tras proporcionarle prendas de abrigo de los agentes fue trasladada a su domicilio donde la esperaban sus familiares.

Al parecer la menor regresaba a su domicilio cuando se le hizo de noche y se desorientó, por lo que optó por dejar la bicicleta y continuar a pie en dirección a unas luces que se veían a lo lejos, hasta que se encontró agotada y se sentó.

Comentarios