Ansó opta al Concurso Nacional de Pueblo Sostenible, que organiza CONAMA

Este es un proyecto integral de desarrollo sostenible, con objetivos de participación, conservación, y creación de empleo, basado en los valores culturales y ambientales locales. El premio lo decidirá un jurado compuesto por ocho miembros, pero también hay un voto que se decide a través de los cotos que se emitan a través de internet, la página web donde se encuentra todo el proyecto es http://www.premioconama.org/. La Fundación Conama promueve este concurso. Se trata de una organización española, independiente y sin ánimo de lucro, que promueve el intercambio de conocimiento en pos del desarrollo sostenible.

El proyecto de desarrollo sostenible en Ansó se originó por la falta de inversión y el despoblamiento, pues en 1998 se llegó a tener 504 habitantes y 43 niños en la escuela. Desde entonces sus diferentes consistorios, de todos los partidos principales (PP, PAR, CHA y PSOE) han revertido esta tendencia. Evitando el boom inmobiliario, el valle apostó por el desarrollo integral. A través de un proceso participativo reconocido como modélico en Aragón, en múltiples talleres sectoriales sus pobladores propusieron nuevos ejes de ordenación territorial, formalizados en 2005 mediante el Parque Natural. El traumático cierre de la serrería en 2002 se ha recuperado con el aprovechamiento forestal de biomasa con fines energéticos. La nueva planta (2012) ha creado ya (12) empleos, y la Mancomunidad Forestal de Ansó-Fago es el primer organismo público de Aragón que obtiene la certificación forestal europea PEFC. Los edificios públicos disponen de esta calefacción y los vecinos pueden financiar la sustitución de calderas mediante el ahorro (50%) que supone el nuevo combustible ecológico.

Ganaderos locales fomentan rebaños con la oveja autóctona de raza ansotana, mientras se recupera la construcción en piedra, madera, la herrería y las artesanías, creando nuevos empleos. En 2007 el casco urbano fue declarado Bien de Interés Cultural, un importante compromiso de conservación por parte de los vecinos. La participativa fiesta local del traje ansotano fue declarada de Interés Turístico Nacional en 2011. El cuidado de la cultura local ha multiplicado por varios órdenes el número de familias dedicadas al turismo rural. Comienza a revertir el despoblamiento; un indicador es la escuela, que mantiene el número de alumnos. Ansó es un pueblo con visión de futuro en un modelo de desarrollo encauzado hacia la sostenibilidad.

Comentarios