Los alcaldes de Peralta, Villanueva de Sijena y Berbegal arremeten contra los Obispos por los bienes

Los Alcaldes de Berbegal, Peralta de Alcofea y de Villanueva de Sijena, convocarán próximamente, todavía sin una fecha definida, a todos los aragoneses a una manifestación multitudinaria para mostrar su rechazo a la constante inactividad de los Obispos de Huesca y de Barbastro-Monzón en el litigio de los bienes y a su reciente decisión de no ceder al Gobierno de Aragón ni la propiedad de los 113 bienes artísticos que están en Lérida ni los poderes para litigar.

Según expresan estos alcaldes en comunicado, “el retorcido comunicado que emitieron los dos Obispos para justificar la negativa a esta cesión, está falto de verdaderas razones jurídicas y solo pretende engañar a los aragoneses, pues, en el fondo, lo único que hace es justificar que la Iglesia ha metido esos bienes en un museo civil como lo es el Museo de Lérida, vulnerando de plano la misma Circular vaticana de museos eclesiásticos que prohíbe expresamente que bienes sacros estén en un museo civil, y son los Obispos de Lérida quienes los han metido allí precisamente para justificarse para no devolverlos”.

El escándalo que la Iglesia está protagonizando con este asunto, añaden los alcaldes en su comunicado, “es similar a los casos más graves que ha tenido últimamente la Iglesia como la pederastia y las turbias finanzas vaticanas”. “El reciente préstamo que consintió el Obispo de Barbastro-Monzón para que se expusieran por un fin de semana dos obras de la parroquia de Egea en el Valle de Lierp que están secuestradas en el Museo de Lérida, aprobando igualmente nuestro Obispo que regresarán allí en lugar de quedarse en su parroquia aragonesa, es una muestra de que el Obispo de Barbastro se conforma con que esas piezas se queden en Lérida”.

“Los Obispos de Barbastro-Monzón y de Huesca no van a hacer nada más en este litigio y es por ello que la sociedad aragonesa debe mostrarles su rechazo y lejanía ante su actitud. Solicitamos que los 2 Obispos cedan la propiedad de estas obras al Gobierno de Aragón pues, quien es el propietario de facto de ellas es la Generalitat de Cataluña y las demás autoridades civiles leridanas”.

Esta manifestación se repetirá periódicamente con otra serie de acciones que se llevarán a cabo hasta que se ceda la propiedad o los poderes para litigar al Gobierno de Aragón a quien apoyan con todas nuestras fuerzas en este litigio. Igualmente, quieren decir que “la solicitud de los dos obispos de que el Gobierno de Aragón interceda ante el gobierno de la nación, es un envite envenenado que lo único que pretende es ocultar un problema de desobediencia interna de la Iglesia a sus propias sentencias canónicas, esperando que el Gobierno de Aragón y el Gobierno de la Nación española no caigan en esta hábil estratagema de la Iglesia para tapar sus responsabilidades internas”.

Comentarios