Bantierra da un fuerte impulso a su negocio de Banca Privada en 2013

El departamento de Banca Privada de Bantierra, la Caja Rural de Aragón, cerró el tercer trimestre del año con un incremento del 20,3% en el patrimonio de carteras gestionadas y sicavs, alcanzando una cifra de inversión superior a 200 millones de euros, que le mantiene en el primer puesto del ranking de Banca Privada del Grupo Caja Rural.

Para Angel Bautista, responsable de banca privada de Bantierra, en esta favorable evolución ha sido determinante “la cercanía, confianza y permanente comunicación existente entre los clientes de Bantierra Banca Privada y el equipo de profesionales que componen el departamento.” Además la agilidad y acierto en la gestión de las carteras por parte el Banco Cooperativo Español ha permitido unas excelentes rentabilidades en el corto, medio y largo plazo para cada perfil de riesgo.

Demanda de productos conservadores

Por otra parte, la limitación en la retribución de los intereses que las entidades financieras abonan por sus depósitos, ha hecho que muchos ahorradores tomasen posición en el mercado de fondos, especialmente en aquellos que ofrecían un perfil de bajo riesgo.

Esa circunstancia, así como las incertidumbres sobre la marcha de la economía española, y la complejidad en la evolución de la renta fija internacional ha provocado una mayor demanda de inversión en fondos de perfil conservador, que se caracterizan por unos elevados porcentajes de inversión en renta fija. Así, la cartera más demandada por los clientes de la Caja Rural de Aragón ha sido “Bantierra Fondos Conservadora”, que al final del tercer trimestre superaba ya el 4% de rentabilidad anualizada. El año pasado, esta misma cartera logró una rentabilidad en el ejercicio del 7,5%, lo que la sitúo como una de las más rentables de perfil conservador del mercado.

Perspectivas del mercado para 2014

Para 2014, según fuentes del Departamento de Banca Privada de Bantierra, se espera un cambio en el escenario, con un incremento en la toma de posiciones en renta variable española, acortando la duración de los fondos de inversión de renta fija internacional.

Esto se debería, fundamentalmente, al optimismo abierto para 2014 sobre la economía española, de la que se esperaría – según Bantierra - un crecimiento del PIB del 0,9% o incluso del 1%, frente al 0,7% que adelantan tanto el Gobierno como las principales instituciones internacionales. Por ello recomiendan de nuevo la renta variable española en las carteras de mayor riesgo, en concreto grandes y medianos valores nacionales con bajo PER y ajustada deuda, e infraponderan el sector eléctrico por las incertidumbres regulatorias.

En renta fija las duraciones deben de ser cortas y los mercados de high yield pueden ser una buena elección en este contexto de tipos de interés bajos a nivel mundial.

Comentarios