Opinión: Crefco apoya al alcalde de Caldearenas denunciado por Adif

La Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) apoya al alcalde de Caldearenas, que ha sido denunciado por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) por unirse a sus convecinos para detener un tren en dicha estación el 5 de agosto pasado, para reclamar que se repongan las paradas suprimidas en ese y otros siete pueblos de la línea de Canfranc. Crefco acusa también al Adif de insensibilidad con las necesidades de los vecinos, de prepotencia por denunciar a un alcalde que pedía poder utilizar el tren, y de mala gestión, ya que la supresión de paradas ha hecho perder viajeros al ferrocarril.

La supresión de paradas en Plasencia del Monte, Concilio, Riglos, La Peña, Anzánigo, Caldearenas, Castiello y Villanúa es un despropósito sin justificación. Como Crefco apuntaba en una carta enviada recientemente al presidente de Renfe, hace imposible a los vecinos de esos pueblos, la mayoría de los cuales no disponen de transporte alternativo, desplazarse en el día a Huesca o Zaragoza. Pero es que, además, el tren que no para ahorra tan solo entre 5 y 10 minutos respecto del que si lo hace, por lo que la supresión de paradas no ha conseguido una disminución significativa del tiempo de viaje. Ello es así porque, debido al mal estado en que Adif tiene esta vía, los trenes tienen que circular a 50 o 60 km/h en buena parte del recorrido, de forma que viajar de Zaragoza a Canfranc cuesta casi cuatro horas (el doble que por carretera).

Si el tren circula, el coste es el mismo pare o no pare, pero si no lo hace disminuye el número de viajeros y, por tanto, aumenta el déficit de explotación de la línea de Canfranc, que se cubre con las aportaciones de la Diputación General de Aragón y de los presupuestos del Estado. Anteriormente existían las paradas facultativas, en las que el tren solo se detenía en una estación cuando había viajeros. Crefco ha pedido que se restablezca esta figura y que los trenes de Canfranc puedan parar en todos los pueblos del recorrido.

Finalmente, Crefco quiere manifestar que estuvo presente en una movilización similar a la de Caldearenas, que se desarrolló el 10 de agosto en la estación de La Peña. Su representante en este acto, Luis Granell (Ecodes), ocupó la vía junto a un centenar de vecinos obligando a detenerse al tren que a esa hora circulaba entre Zaragoza y Canfranc, como forma de llamar la atención sobre el disparate que supone la supresión de paradas. La Coordinadora invita a todos los que participaron en ambas movilizaciones a auto inculparse, para poner en evidencia la insensibilidad, prepotencia y mala gestión del Adif.

Comentarios