Opinión: La aprobación de los próximos presupuestos requerirá una intensa negociación

Hace unos días analizábamos las prioridades presupuestarias para 2014 en el Gobierno de Aragón. Se trata del presupuesto más importante de los aprobados por esta coalición de gobierno, porque deberían ser las cuentas sobre las que se cimente la recuperación económica de la comunidad. El empleo y la protección social se presentan como ejes fundamentales para lograr dicha recuperación y aliviar de forma urgente la difícil situación que atraviesan muchos aragoneses.

2014 será el último año completo que gobierne la actual coalición, al menos en la presente legislatura, ya que 2015 viene marcado por la cita electoral y se interrumpe a mitad de ejercicio. Ese año, las cuentas debieran ser una continuación de las que ahora negociamos, por lo que el punto de inflexión se marca este próximo ejercicio.

Con el techo de gasto ya fijado en 4.620 millones de euros, debemos ahora ajustar cada partida para optimizar unos recursos ligeramente superiores a los de 2013.

No obstante, no será fácil lograr las cuentas que Aragón necesita y por eso es necesario una intensa y productiva negociación entre los dos partidos que sustenta al gobierno. Puede incluso que sea necesario que las cuentas reciban la última revisión en trámite parlamentario. Es preferible que el Gobierno de Aragón apruebe pronto el proyecto de ley para dar tiempo a los dos partidos a negociar en sede parlamentaria las enmiendas que logren optimizar cada euro.

El Estatuto de Aragón fija una fecha máxima para remitir el presupuesto a finales de septiembre, precepto que, no obstante, no se suele cumplir nunca. Se trata de una obligación estatutaria pero lo verdaderamente importante es su contenido. No obstante, nos adentramos en fechas en las que urge ya la remisión del proyecto para que el trámite parlamentario sea lo más sosegado posible.

Estamos convencidos que, como ha sucedido hasta la fecha, ambos partidos mostraremos la sensibilidad debida hacia las voluntades del socio. Y ya conocéis las nuestras: mantenimiento del nivel de servicios públicos en sanidad y educación, Fondo de Inclusión social para los más desfavorecidos, Plan de Empleo y Competitividad y un mayor apoyo financiero a las entidades locales, junto a una redistribución de sus competencias y obligaciones.

2014 será el año que marque el inicio de la recuperación, por eso, se trata de unos presupuestos clave para el futuro inmediato de nuestra comunidad.

Comentarios