La peregrinación a la Cuna de San Lorenzo cumple su segunda edición

La II Peregrinación a la Cuna de San Lorenzo revivía este sábado el sentimiento laurentino en siete localidades aragonesas: Alborge, Barbuñales, Escorihuela, Lechón, Mezquita de Jarque, Muniesa y San Lorenzo del Flumen.  El desayuno del peregrino en el Camping de San Jorge era el inicio de la jornada. Las piedras recogidas al inicio del camino, como marca la tradición se depositaban en el monumento erigido en el lugar donde Santa Paciencia esperaba a sus hijos San Lorenzo y San Orencio cuando regresaban de la escuela.   De ahí, los más de 100 peregrinos se encaminaban al Santuario de Loreto, donde se entregaban los obsequios a las localidades visitantes: Javier Monsón, presidente de la Asociación, recalcaba la importancia de asentar el proyecto con pasos “cortos pero firmes” y aseguraba que la entidad seguiría trabajando de forma humilde y determinada para cumplir sus objetivos.   Poco después la Basílica de San Lorenzo acogía una misa cantada presidida por el busto procesional del Diácono oscense. Tras la visita guiada a la ciudad, una jornada de mucho camino, los peregrinos emprendían el viaje de vuelta.

Comentarios