Santa María del Romeral acogía la misa de acción de gracias por los nuevos beatos de la diócesis Barbastro-Monzón

beatos monzón misa

El cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, presidía en la concatedral de Santa María del Romeral de Monzón, la ceremonia de acción de gracias por los nuevos beatos José Jordán (Azlor) y Josep Nadal (Belloc), conocidos como los curetas de Monzón, y los 18 monjes benedictinos del Monasterio de Pueyo de Barbastro.

El templo se llenaba de feligreses, que asistían a la ceremonia con la presencia en altar de las urnas con los restos de los curetas de Monzón, que posteriormente eran trasladadas al nuevo retablo de la concatedral donde reposarán.

Cañizares, antes de la ceremonia, firmaba en el libro de Oro de la ciudad donde mostraba su satisfacción por haber sido invitado por el obispo Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, a participar en el acto. Destacando de los curetas como vivieron su Fé.

Durante cinco años se ha trabajado en el retablo de madera en el que han participado nueve operarios bajo la supervisión de Crescenciano Salcedo, que reconocía que aunque, inicialmente, no se concibió para albergar los restos de los curetas, se mostraba satisfecho porque así se hubiera decidido. Agradeciendo que no se les pusiera una fecha para su conclusión, lo que les permitía trabajar con tranquilidad.

Al acto acudían, además, el obispo de Teruel, Carlos Escribano; de Huesca, Julián Ruiz; Damián Iguacen, emérito de Barbastro, el superior general de la Orden del Verbo Divino, los abades de los Monasterios de Leyre y Montserrat, y los sacerdotes de la diócesis Barbastro Monzón.

La alcaldesa de Monzón Rosa María Lanau, presidía la representación civil en la que se encontraban, además el delegado territorial de la DGA en Huesca, José Luis Moret, el presidente de la Comarca del Cinca Medio, José Antonio Castillón, así como concejales del Ayuntamiento y consejeros de la Comarca.

.

Comentarios