El barrio de Santo Domingo y San Martín persigue un lavado de cara a medio plazo

En el barrio de Santo Domingo y San Martín se trabaja en el desarrollo de diversos proyectos que dinamicen y mejoren la calidad de los vecinos. Uno de los más destacados es el planteamiento de una feria o mercado que se ubicaría en la plaza del Justicia y que serviría para recuperar el ambiente que tradicionalmente había tenido ese emplazamiento. También se persigue la apertura de una Morería, en colaboración con el barrio de San Lorenzo, donde se explicaría la historia del barrio y otras cuestiones relativas a la cultura de esta zona de la ciudad.    No obstante, uno de los temas que más preocupan a los vecinos de esta zona es el estado de deterioro que presentan muchos locales en plantas bajas y viviendas particulares en la zona antigua del barrio. Consideran que la crisis económica impide que los dueños de los inmuebles acometan reformas o rehabilitaciones, pero miran con cierto optimismo el Plan de Inspección Técnica de Edificios (ITE) del Consistorio porque en él se contemplan subvenciones que ayuden a financiar dichas obras, además de que establece una comprobación del estado de los inmuebles. La zona antigua, dice Miguel Campo, presidente de la Asociación de Vecinos del barrio de Santo Domingo y San Martín, debe “integrarse en la nueva regeneración de la ciudad, que ya no se limita únicamente al Casco Antiguo”.    Se trata de proyectos “a medio plazo” para los que se mantienen “conversaciones con el Ayuntamiento de Huesca”. Del mismo modo, también se quiere actuar en lugares puntuales para mejorar su estética; por ejemplo en el parque de San Martín o plaza de Torremendoza, donde “hay un muy mal mantenimiento de las baldosas” y cabría “sustituir progresivamente la vegetación de los pinares, porque resulta muy agresiva”, explica Campo.

Comentarios