Con el impulso dado, el embalse de San Salvador concluirá en 2014 con 105 millones de euros de inversión

La directora general del Agua del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), Liana Ardiles, inauguraba este miércoles en Fraga, las VI jornadas sobre “Agua y Mercados Agrarios”, organizadas por la Comunidad de Regantes de Aragón y Cataluña, donde destacaba el “impulso” que se está aportando al embalse oscense de San Salvador, cuyas obras concluirán a finales de 2014, tras una inversión de 105 millones de euros.

En materia de infraestructuras, la directora general del Agua destacaba, en el ámbito del Canal de Aragón y Cataluña, la apuesta por la presa de San Salvador, cuyas obras están muy avanzadas, de tal forma que tienen previsto el inicio de puesta en carga para fechas próximas, así como su proyecto de optimización energética, con un nuevo Convenio de gestión directa. Esta presa, ejecutada por el MAGRAMA a través de la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes) y supervisada por la Confederación Hidrográfica del Ebro, se sumará a las infraestructuras ya existentes y en explotación. Indicaba que el próximo año invertirán en todo el país, con cargo al programa de gestión de las infraestructuras del agua, un total de 1.420 millones de euros destinados, en gran parte, a garantizar las demandas de abastecimiento, tanto urbano como agrario.

La directora general detallaba que, con este programa, se financiarán actuaciones muy importantes para Aragón, enmarcadas en el Pacto del Agua de Aragón. Además del embalse de San Salvador, hay destinadas partidas para la primera fase de la balsa del sistema Biscarrues-Almudévar o el recrecimiento de la presa de Yesa.

Ardiles agradecía a los asistentes (representantes de más de un centenar de comunidades de regantes de base) su “excelente trabajo” en esta Comunidad de Regantes, una de las más grandes del país con sus más de 100.000 hectáreas de regadío, que integra en perfecta armonía a dos comunidades autónomas y que ha hecho de la gestión del agua para riego un modelo de eficiencia y un paradigma de innovación.

La directora general explicaba que la tendencia en los últimos años es el aumento de la demanda de agua para riego, y que el Ministerio ha de tratar de satisfacer todos los requerimientos, sin que ello suponga una merma de la calidad de la que deben gozar las aguas tanto superficiales como subterráneas.

Ardiles señalaba la labor de modernización y mejora de los regadíos, lo que está contribuyendo a un mejor uso del recurso, con un mayor aprovechamiento y mayor eficiencia en su aplicación. Hoy en día España es líder en el uso eficiente en el consumo del agua”, afirmaba, señalando que la continuidad en la apuesta por la ciencia y por la técnica para que esta agricultura de regadío, una de las actividades económicas con mayor peso específico tanto por su importancia económica como por ser un sector fundamental en la generación de empleo, sea más productiva. En la cuenca del Ebro, además, el regadío representa cerca del 90% de la demanda de agua, y constituye un factor de desarrollo sostenible que contribuye a fortalecer el complejo agroalimentario del valle del Ebro, aseguraba. Las Comunidades de Regantes distribuyen el agua al 70% de la superficie regable y explotan en común las infraestructuras necesarias para la prestación de servicios, por lo que son las entidades básicas para la planificación y gestión hídricas.

En materia de planificación hidrológica, Ardiles resaltaba el objetivo de alcanzar un gran Pacto Nacional del Agua que tendrá como principal objetivo asegurar el suministro de agua en cantidad y calidad, entendiendo el suministro de un modo integral, es decir, considerando tanto las necesidades de abastecimiento y de regadío como las propias del mantenimiento de los ecosistemas ligados al agua.

Paso previo para alcanzar ese gran pacto es aprobar los planes hidrológicos de todas las cuencas. En poco más de año y medio han 13 planes, y su reto ahora es seguir avanzando para que antes de que acabe el año se apruebe el Plan del Ebro y se informen favorablemente por el Consejo Nacional del Agua los planes del Tajo y del Segura, culminando el del Júcar a principios de 2014. Ardiles destacaba el esfuerzo de concertación del Gobierno para que, desde el diálogo, los planes de cuenca sean adoptados de manera consensuada.

La directora general remarcaba ese “espíritu de consenso” en la tramitación del Plan del Ebro, informado favorablemente por el Consejo del Agua de la Demarcación el pasado mes de julio con el voto favorable de los usuarios, entre ellos el Canal de Aragón y Cataluña, con la conformidad del Comité de Autoridades Competentes (julio), y con un amplio respaldo en el Consejo Nacional del Agua (julio). Se prevé su aprobación en Consejo de Ministros antes de final de año. Y afirmaba que entienden que el papel que juegan las comunidades de regantes, cuyo modelo organizativo es un referente español extendido a todo el mundo, es esencial no sólo para consensuar los contenidos de cada Plan, sino para asegurar el éxito de las medidas incorporadas en la planificación hidrológica.

Ardiles inauguraba estas jornadas, organizadas por la comunidad General de Regantes de Aragón y Cataluña, junto al presidente de las Cortes de Aragón, José Ángel Biel; al alcalde de Fraga, Santiago Escándil; y al presidente de la Comunidad General de Regantes, José Luis Pérez, y en presencia del delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcaldey de la Subdelegada del Gobierno en LLeida, Inma Manso. Tras diversas ponencias, entre ellas las de los consejeros de Agricultura de Aragón y Cataluña, Modesto Lobón y Josep María Pelegrí, respectivamente, las jornadas eran clausuradas por la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi.

Comentarios