En Monzón ya está todo preparado para celebrar el Día de Todos los Santos

Como cada 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, numerosos montisonenses acudirán a los dos cementerios de la ciudad para honrar a sus difuntos. Para facilitar esta costumbre y evitar aglomeraciones de vehículos en los camposantos, la Concejalía de Servicios organiza un año más el servicio gratuito de autobuses, que llegará a ambos cementerios.

Las salidas se producirán desde la estación de autobuses a las 10.00, 11.00, 12.00, 13.00, 15.00, 16.00 y 17.00h. En cuanto a los retornos, tendrán lugar 45 minutos después de cada una de las horas señaladas. Monzón cuenta con dos cementerios: el parroquial, que alberga a cerca de 4.000 difuntos, y el municipal, que se ponía en marcha en 1998, cuando el primero alcanzaba el total de su capacidad.

La junta parroquial es la encargada del mantenimiento del cementerio parroquial. En el último año, según explicaba un miembro de esta junta, José Antonio Ferraz, se ha arreglado parte del tejado, muy afectado tras el pedrisco del pasado verano, se han cerrado más de 80 nichos, donde se han puesto unas losas, y se han pintado las fachadas, entre otras actuaciones.

No obstante, la prioridad en el cementerio parroquial sigue siendo solventar el problema de las palomas, ya que muchas de estas aves se anidan ahí, ensuciando con sus excrementos parte del camposanto. En ese sentido, el párroco, José Luis Pueyo, agradecía la labor de la junta del cementerio, que contribuye notablemente a mantener el cementerio en condiciones.

Por otro lado, el párroco también recordaba que durante el Día de Todos los Santos, el horario de las misas será el mismo que los domingos o días festivos en todas las iglesias de Monzón. Además, habrá un responso a las 16.30h en el cementerio parroquial y una hora más tarde, en el municipal. El sábado, 2 de noviembre, día de los Fieles Difuntos, Misa especial en Santa María a las 10.30h y a las 11.00h, en San Juan. En cuanto al Cementerio Municipal, está gestionado por el Ayuntamiento, y en estos momentos no hay necesidad de construir nuevos nichos ni columbarios. Una empresa externa se encarga del mantenimiento del camposanto.

Cabe recordar que Monzón fue la primera localidad de la provincia en tener un crematorio, construido por la Funeraria Urgelés. El pasado año se cumplía diez años desde su entrada en servicio. Según los últimos datos facilitados desde la firma, un 25% elige la incineración, frente al enterramiento. Aunque al inicio atendían a toda la provincia, ahora la procedencia es del Cinca Medio y Bajo Cinca.

Comentarios