CHA pide una auditoría de la financiación del Plan de Depuración

CHA presenta una moción para instar al Gobierno de Aragón a realizar una auditoría económico-financiera, en el plazo de seis meses, para conocer la realidad actual de los planes de depuración y exigir, en su caso, las responsabilidades políticas derivadas del uso ineficiente de los fondos públicos destinados al efecto. En dicha moción también se solicita la inmediata exención del pago del canon de saneamiento para aquellos municipios que no tienen construidas depuradoras para el tratamiento de aguas residuales.

Para Joaquín Palacín, portavoz de Medio Ambiente de CHA, “nadie duda de la necesidad de depurar las aguas, pero nos preocupa la falta de criterio del Gobierno de Aragón, y la falta de decisión del Consejero Modesto Lobón que es rehén del PAR y sus herencias envenenadas”. Añade que “la paralización de las depuradoras es fruto del sobredimensionamiento de estas, y de la negativa a apostar por opciones más baratas y sostenibles como las depuradoras de filtro verde, para al menos las poblaciones de menos de 1.000 habitantes, la práctica totalidad, tal como han reconocido los técnicos".

Palacín considera que es inviable seguir con un plan diseñado con la mentalidad del “pelotazo urbanístico” y la “burbuja inmobiliaria”, que contempla depuradoras con expectativas de crecimiento de la población de un 1000 por ciento, que plantea depuradoras en pueblos con menos de una decena de habitantes e incluso en pueblos que llevan más de cuarenta años deshabitados, como es el caso de Ceresuela en el Valle de Vió.

“Y es que queremos saber donde están los 128,8 millones recibidos para el Plan de Depuración, y todo lo recaudado a través del canon de saneamiento, puesto que el PP-PAR no quiere informar acerca del estado de cuentas, y si se oponen a realizar una auditoria estaremos ante la prueba más palpable de que se quiere ocultar un uso cuando menos ineficiente e inadecuado de fondos públicos”, ha afirmado Palacín.

Los ayuntamientos somos los “paganos” de esta sinrazón, al obligarnos a ser los que cobramos el canon nos obligan a enfrentar a nuestros vecinos y vecinas, pese a que todos entendemos que pagar por un servicio que no se disfruta es indefendible, igual que el que nos niegue el Gobierno de Aragón apostar por métodos de depuración más racionales y sostenibles económicamente, para unos pueblos que tan apenas contaminamos nuestros ríos y a los que también se nos grava con el canon de vertidos, ha explicado Marta de Santos, alcaldesa de Murillo de Gállego.

También considera “incomprensible que el Gobierno de Aragón no quiera ni siquiera recibir a los representantes de ADELPA, organismo al que desde CHA apoyamos y apoyaremos en su lucha contra una tasa injusta, que tienen que recaudar a la fuerza los ayuntamientos y que supone una sangría más para las economías familiares del mundo rural sin recibir ningún servicio a cambio”.

Comentarios