El colectivo 15M de Huesca acompañará a una familia para obtener la dación en pago

El grupo de vivienda del 15M de Huesca acompaña este lunes, 4 de noviembre, a Ana y Jesús para pedir la dación en pago para cancelar su hipoteca. La pérdida del trabajo, como transportista autónomo, causada por una enfermedad impidió a esta familia seguir haciendo frente a la hipoteca de su vivienda. El colectivo oscense instalará una mesa informativa a la que invita a acercarse a la ciudadanía para expresar su solidaridad al comienzo de esta cita que se desarrollará a partir de las 11 horas en la calle Gibraltar (a la altura de Ramón y Cajal) en el barrio del Perpetuo Socorro.

Ana y Jesús son un matrimonio que vivía en Almudévar con sus dos hijos y que hace años contrató una hipoteca con una entidad bancaria. Jesús trabajaba como transportista autónomo y tuvo que dejarlo cuando le diagnosticaron apnea del sueño (trastorno del sueño que le impide descansar durante la noche y le produce mucho sueño durante el día); debido a esta enfermedad le retiraron el carnet de conducir y le dieron una invalidez permanente. Así pues, se vieron obligados a trasladarse a vivir a Huesca porque no podían desplazarse de Almudevar a Huesca, por ejemplo, para llevar a sus hijos al colegio. Al ser autónomo no cobró paro y se quedaron sin ingresos, es entonces cuando dejaron de pagar la hipoteca.

En la actualidad, el importe de la pensión de Jesús no les permite asumir el pago de la hipoteca y, a la vez, el del alquiler del piso en el que viven en Huesca. La primera fecha de subasta se suspendió a través de la solicitud de una moratoria de dos años para el desalojo de la familia, pero después de ser estudiada se denegó y el proceso de ejecución hipotecaria siguió su curso. Hoy ya hace meses desde que Ana y Jesús están solicitando la dación en pago a la entidad bancaria. En agosto el grupo de vivienda del 15M les acompañó por última vez a solicitar a la entidad que estudiara su caso para concederles la dación en pago y, tras un mes de espera, volvieron a denegar el estudio de esta posibilidad “porque no es primera vivienda".

“En resumidas cuentas” señalan desde el 15M, “Ana y Jesús no entran en ninguno de los pocos supuestos legales en los que la Ley prevé una dación en pago porque su casa no es ‘primera vivienda’; cuando queda claro y saben que no lo es por la enfermedad de Jesús, ya que no puede trasladarse hasta Almudévar por no poder conducir”.

Ahora, la casa tiene nueva fecha de subasta: el 19 de noviembre. “Sabemos perfectamente que conceder una dación en pago es única y exclusivamente decisión del banco, que se ampara en la excusa de "no es primera vivienda" para evitar tener que asumir una deuda que arrastrará la familia de por vida, a la espera de ser cobrada en forma de embargo de bienes o nóminas” añade el colectivo anti-desahucios.

Comentarios