Las denominaciones de vino aragonesas se unen para promocionar la garnacha en EE.UU. y Canadá

viñedos barbastro somontano vino

Las cuatro denominaciones de origen vitivinícolas aragonesas, Somontano, Cariñena, Campo de Borja y Calatayud, han decidido unirse para promocionar la garnacha en el mercado norteamericano. Esta acción se realizará mediante un proyecto europeo que tiene como objetivo dar a conocer esta variedad de uva entre el público de Estados Unidos y Canadá.

La iniciativa cuenta con el respaldo europeo y un presupuesto de 2,25 millones de euros, que será aportado en un 50% por Bruselas, un 20% por España y el 30% restante por las denominaciones implicadas en esta iniciativa, que se desarrollará a lo largo de tres años.

El protagonismo en este proyecto lo tienen las denominaciones aragonesas por tres motivos, todas juntas, incluyendo la catalana, suponen el 25% de las exportaciones de vino, aglutinan el 35% de la producción de garnacha y porque el origen del proyecto es Aragón, ya que la idea surgió desde Arex, instrumento público de apoyo a la internacionalización de la economía aragonesa.

La Denominación de Origen Somontano, que ha desarrollado en los últimos años campañas de promoción en México y en China, además de otros países, con el fin de incrementar las exportaciones, ha vendimiado este año más de 20 millones de kilos de uva, un incremento de un 40% respecto a la cosecha del 2012.

La Denominación de Origen Somontano fue creada en el año 1984, cuenta con 4.500 hectáreas, pertenecen 33 bodegas e integra a cuarenta y tres municipios.

El mapa de la cosecha está formado por quince variedades debido a que la entrada en vigor del reglamento adaptado a la Ley de la Viña y del Vino permitía la plantación de dos nuevas variedades, Riesling y Sauvignon Blanc para la elaboración de vinos blancos. Se suman a las ya existentes, Chardonnay, Gewürztraminer, Macabeo, Garnacha Blanca y Alcañón. Se completan con ocho tintas, Cabernet-Sauvignon, Merlot, Tempranillo, Syrah, Garnacha Tinta, Moristel, Pinot Noir y Parraleta.

Comentarios