Multitudinaria fiesta de Halloween en el Nuevo Espacio Joven de Monzón

Halloween Monzón disfraces

La nueva propuesta del Espacio Joven de Monzón para Halloween, con un “Pasaje del Terror” y el “Cine club con palomitas” resultaba todo un éxito de asistencia y participación. Más de un millar de personas recorrieron el pasado viernes, 1 de noviembre, el “Pasaje del terror” en el que se convertía el Nuevo Espacio Joven.

La fiesta se iniciaba en la cola de espera con un coctel sin alcohol de bienvenida (“sangre de pollo”) y una espectacular y terrorífica puesta en escena de los Orcos, de Héroes Legendarios. Antes de acceder al “Pasaje”, se recibían unas breves recomendaciones a tener en cuenta para visitar las diferentes escenas. Entre ellas, un pasadizo secreto, un inquietante cementerio (con un pequeño relato histórico) o vivir, en directo, un exorcismo (una de las más famosas escenas del cine de terror).

Al finalizar el recorrido,  el Concejal de Juventud, Javier Vilarrubí, señalaba que aunque le habían ido contando algunos detalles mientras lo preparaban, no se imaginaba la espectacularidad que lograda. “Estoy gratamente sorprendido con esta iniciativa, que por el éxito obtenido, seguro que se repetirá”, afirmaba.

Las caras de satisfacción de los asistentes, con una pequeña pizca de terror, al completar el recorrido fue, sin duda, el reconocimiento al esfuerzo y trabajo de un nutrido grupo de profesionales y voluntarios que llevaban días preparando esta primera edición.

Una treintena de personas entre operarios de la Brigada municipal, orcos de “Héroes legendarios”, empresas como Solococtel.com, Chema Ferrer (sonido), Point L´Image (estilismo), PiroCarnaval (disfraces), Terragraphic (vinilos y murales), Sees Comunicación (efectos especiales y logística) y los monitores/voluntarios (Mónica Lovin, Nadia Voloshchuk, Daniel Estada, Raquel Larroya, Sergio López, Pilar Pérez, Mohamed ElHasnaoui, Yussef Efri, Daniel Burgos, Husam Amaraoui, Ayoub ElYamani, Daniel Clarimón, Juan José García)… todos ellos coordinados por Felipe Burgos.

Al día siguiente, para recuperarse de las emociones vividas el viernes, se programaban dos películas míticas del género de terror, que fueron “engullidas”, sin especiales sobresaltos, junto a kilos y kilos de palomitas y refrescos, en sustitución de la “sangre de pollo”.

Comentarios