Los PGE 2014 "marginan" a Huesca según el PSOE

El PSOE considera que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del 2014 son "injustos e insuficientes" porque no contemplan ni un euro para infraestructuras y obras públicas que, consideran los socialistas, son "esenciales" para la provincia de Huesca. Del mismo modo, echan en falta medidas que "cubran las necesidades de la ciudadanía", actuaciones de expansión y reactivación económica y partidas presupuestarias para cuestiones de seguridad. Pero de lo que, sobre todo, notan ausencia es de "voluntad política de negociación en el Ejecutivo actual".   El PSOE va a presentar una serie de enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del 2014 porque los consideran “injustos e insuficientes”; enmiendas que comienzan a discutirse este martes en el Congreso de los Diputados. Infraestructuras como la A-2 entre Alfajarín y Fraga, la mejora de la vía entre Huesca, Alerre y Canfranc y de la A-23 en los tramos pertenecientes a la provincia de Huesca, o completar la autovía Huesca- Lérida con el tramo entre la capital altoaragonesa y Siétamo carecen de fondos.    Entre las enmiendas que se refieren a infrestructuras hay también clásicos como la reapertura del Canfranc o la travesía Central del Pirineo (TCP), pero la situación de crisis actual en España obliga a fijarse especialmente en las partidas sociales y de reactivación económica. Desde el PSOE creen que la erosión del sector público es evidente y que tampoco la generación de empleo queda reflejada en los PGE 2014.   Tampoco las necesidades de los distintos sectores de la ciudadanía; para ello proponen que se aumente la renta de viudedad, que está congelada, la creación de una renta de emancipación, elevar la tasa de reposición al 30%; crear una tasa de transacciones financieras y reducir el impuesto cultural. Estas medidas, dicen, reducirían la brecha entre ricos y pobres que "con la crisis está aumentando".  Sobre si las enmiendas prosperarán o no, el diputado en el Congreso por el PSOE de Huesca, Víctor Morlán, mantiene una postura escéptica porque, dice, el actual Ejecutivo “es el que tiene menos voluntad de negociar” y califica estos presupuestos del 2014 como “injustos e insuficientes”.

Comentarios