Carta Abierta de la Plataforma por la Sanidad Universal de Huesca al Consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Desde esta Plataforma defendemos un sistema público de sanidad universal y de calidad y manifestamos nuestro absoluto rechazo a los planes e intenciones de gestión de su Departamento respeto al Área de Salud Mental de Huesca y, en concreto, respeto a la reestructuración del funcionamiento de los servicios se Salud Mental que gestiona la Fundación Agustín Serrate: Centro de Día, Pisos, Centros de Inserción Laboral y Especial de Empleo, para personas con trastorno mental grave de Huesca y provincia.

La ciudadanía, dicho sea, va enterándose de éstos planes por las filtraciones de los medios mas que por la transparencia de los administradores.

El despropósito es tal que entran dudas sobre si el Consejero autonómico es conocedor de dónde pretende meter las manos, o la tijera, o la calculadora, o la caja registradora. Pues desde esta Plataforma le decimos dónde:

La actual red pública de servicios de Salud Mental que gestiona la Fundación Agustín Serrate forma parte de un modelo de atención (es un centro modélico,) puntero, reconocido y apreciado dentro y fuera de nuestra Comunidad. Es un referente a nivel estatal para quienes trabajan y actúan en el campo de la psiquiatría y salud mental. Casi sobra enumerar los logros socio-sanitarios y las estadísticas consecuencia de sus actividades. Como pequeño y a la vez inmenso detalle nos limitamos a recordar que más de 150 personas afectadas de trastorno mental grave participan y se benefician de las tareas asistenciales y actividades laborales propiciadas por el Centro de Día Arcadia, pisos, Centro de de integración laboral… ¿Es capaz esta Consejería de entender el alcance de tan pequeño dato?

De lo que ha trascendido hasta ahora sobre las intenciones de su Departamento, no se entrevé, desde luego, intenciones de mejorar, potenciar u optimizar el funcionamiento de la actual red de servicios que gestiona la actual Fundación Agustín Serrate.

Sí que se entrevé una intención clara de mercantilizar la Sanidad Pública en general y la rama de Salud Mental en particular.

Su Departamento no persigue la salud y el bienestar social. Quien dice mercantilizar dice mercancía de manera tal que según la gestión y la administración actuales es justo como mercancía que se considera a los usuarios y usuarias de la Sanidad Pública.

La salud mental es tal vez la parte más débil de nuestro sistema público de salud.

Expresiones como “Sacar a concurso la gestión” del Centro de Día (del Psiquiátrico) o la lavandería del Centro de Integración Laboral Arcadia equivalen, dicho claro, a privatización o, más claro todavía, a que algunos (que igual son hasta conocidos del Consejero), saquen lucro y ganancia a espaldas de la enfermedad y el sufrimiento ajeno.

Esta carta no pretende, por espacio y brevedad, enumerar todas las consecuencias de los cambios-privatización-lucro que la Consejería quiere introducir en el campo de Salud Mental. Pero sí queremos adelantar que estas consecuencias serán catastróficas para las personas con trastorno mental grave y para sus familias, además de desencadenar la pérdida de puestos de trabajo a cambio de la creación, (si llegara a haberla), de puestos de trabajo precarios de concesiones privadas, con la consecuente calidad dudable en la atención a las usuarias y usuarios.

Las personas aquejadas por un trastorno mental grave y sus familiares no han reducido sus necesidades a un horario de nueve de la mañana hasta las seis de la tarde), ni de lunes a viernes y hay que añadir que en muchos casos éstas y éstos no tienen ningún soporte familiar o social detrás de la estructura de la Sanidad Publica en la que se engloba el Centro de Día Arcadia.

Nosotras y nosotros, componentes de ésta Plataforma, por la misma naturaleza del territorio de Huesca y provincia, trabajamos, conocemos o convivimos con usuarios y usuarias de Salud Mental. A varias y varios les atendemos en nuestras consultas de trabajo; algunas y algunos son de nuestro vecindario; otras y otros son familiares de una amiga o amigo; algunos y algunas son nuestros y nuestras propios familiares; otros y otras somos nosotros y nosotras mismas.

Por contra no sabemos en qué medio se desenvuelve y vive el Consejero de Sanidad, Bienestar Social etc. de Aragón.

¿Conoce el Consejero algún usuario de salud mental de la Sanidad Pública? Ya no es que conviva con ellos y ellas pero, por lo menos, ¿conoce su realidad? ¿o es que convive y conoce más la realidad y aspiraciones de las entidades y grupos financieros o empresarios que se presentarán, cuando se saque a concurso, (léase sacar tajada), algunos de los actuales servicios de la Red Pública de la Salud Mental de Huesca?

Que sepamos las ciudadanas y ciudadanos, que sepa el Consejero de Sanidad y su Consejería, que no todo vale, ni todo se puede hacer por el hecho de que sus correligionarios hayan obtenido más o menos votos en unas elecciones. El voto recibido no autoriza a cualquier forma de administrar o gestionar.

La Salud Pública y el bienestar social y humanos no pueden ser propiciados más que por una ética y una filosofía concretas que, por lo que se ve éstos gestores y administradores nuestros no poseen.

Que quiten las manos, El Consejero y sus acólitos y alentadores de algo tan valioso como la actual red de servicios públicos de Salud Mental.

Que no confundan ni tergiversen optimizar recursos con empequeñecer o propiciar que se saque provecho, lucro y ganancia del sufrimiento ajeno.

Es indignante todo lo que se entrevé en la propuesta de la DGA llamada ”Contrato de prestación de servicios y rehabilitación comunitaria en el Área de Salud Mental”.

Es indignante por la falta de sensibilidad y respeto para la población a la que se dirige.

Es indignante la actitud perversa y traicionera que se esconde detrás de todo esto.

¿Y que piensan de todo esto las autoridades locales de la Alcaldía, Diputación Provincial y Comarca?

¿Y que piensan los gestores y componentes del Patronato de Arcadia?

Nos gustaría oír sus voces, mas bien sus gritos, al respecto.

Nuestra voz, la de la Plataforma para la Sanidad Pública y Universal, es la de la defensa de algo tan valioso como el Centro Arcadia y la salud y bienestar de los usuarios que se benefician de su actividad.

Fuera el lucro a espaldas de la Sanidad Pública en general y de la Salud Mental en particular.

Fuera los negocios sucios de la actual Red Pública de Salud Mental de Huesca.

Comentarios