Preocupación entre los familiares ante el futuro de Arcadia

Un centenar de familiares acudían este jueves a una reunión informativa en el Centro de Día de Arcadia para conocer cómo puede afectar la decisión del Gobierno de Aragón de trasladar a los 22 funcionarios que trabajan ahí. Muestran su preocupación por la pérdida de unos servicios que ofrecen una alta eficacia terapéutica a los usuarios. El que un enfermo mental tenga una rutina y una responsabilidad para levantarse todas las mañanas hace más que muchos medicamentos, aseguran.

Audio sin título
Audio sin título

Antonio Encuentra y José Luis Barreu son padres de dos de los usuarios de Arcadia, ambos participan en un taller ocupacional, en el vivero y en la huerta ecológica. Aseguran que el cambio en sus hijos desde que están aquí es increíble y temen que, ahora, eso pueda cambiar.

Ellos también encuentran apoyo en este colectivo y participan cada mes en una terapia de grupo junto a otros familiares. Ahí comparten experiencias, dudas y miedos, el principal es qué pasará con sus hijos cuando ellos no estén.

Con la eliminación de los puestos de funcionarios se hace complicado mantener los dispositivos actuales de la Fundación Agustín Serrate, entre los que se encuentra el centro de día Arcadia, los programas de empleo y los pisos tutelados.

Hablan de una reducción del 30% de los programas comunitarios y de seguimiento, de un 53% del horario del centro de día o de un ataque al programa laboral, donde hay 130 puestos. El centro de día pasaría de abrir de 7:45 a 22:00, los 365 días del año, a hacerlo de 9:00 a 18:00, con cierre fines de semana y festivos.

Todos estos elementos forman parte de un modelo integrado que atiende de manera continuada a una media de 175 personas con enfermedad mental grave, con un total acumulado de 200 personas al año. Los resultados son evidentes, aseguran, con alta eficacia terapéutica y enfoque normalizador y antiestigma.

Comentarios