El Obispado de Barbastro-Monzón celebra el día de la Iglesia Diocesana

El Obispado de la Diócesis Barbastro-Monzón celebra este domingo el Día de la Diócesis, en el que hace un especial llamamiento a la colaboración económica de los fieles. Las cuentas relativas al 2012 son similares a las de años anteriores aunque, según señala el obispo Alfonso Milián, “los gastos han aumentado”. A pesar de esta nueva campaña para el sostenimiento económico de la Diócesis, Milián asegura que sus habitantes tienen un “comportamiento generoso” con ella.

En concreto, la Diócesis ingresó el pasado año algo más de 4.284.000 euros y sus gastos alcanzaron los 4.049.000 euros, por lo que el balance anual tiene un resultado positivo de unos 235.000 euros. Milián recordaba que el 25% de sus ingresos proceden de la declaración de la renta de los españoles, por lo que animaba a “marcar la cruz” en ambas casillas: la de la Iglesia y la de fines solidarios, donde está incluida Cáritas y otras de sus organizaciones. Al mismo tiempo, el Obispo subrayaba que “la Iglesia debe financiarse con lo que aportan los feligreses”, en referencia a otro tipo de cuestaciones.

Según apuntan desde el obispado, entre las principales necesidades de la Diócesis de Barbastro-Monzón está la reparación de los tejados de múltiples templos de la zona además de las pagas y cotizaciones a la seguridad social de los 75 sacerdotes que forman parte de la Diócesis y cuya media de edad, también ha recordado Milián, es muy avanzada.

Las aportaciones personales para distintas entidades de la Diócesis como Cáritas o Manos Unidas, y recogidas en distintas colectas suponen casi un 80% de sus ingresos anuales. La segunda fuente económica son las Administraciones Públicas con un 16%, seguida de los beneficios que obtienen a través de los bienes propios de la Iglesia y las aportaciones de entidades privadas para programas solidarios.

Precisamente a los distintos programas solidarios va destinado el 38% de los gastos de la Diócesis. El resto lo destina al funcionamiento de las parroquias (28%), sustento de los sacerdotes (13%), funcionamiento de la estructura diocesana (6%) y actividades pastorales (casi otro 6%), entre otros.

Comentarios