La oposición se une para pedir un pleno extraordinario que dé su apoyo a la Fundación Agustín Serrate

Luis Gállego Pilar Novales Luis Felipe

Los grupos municipales del PSOE, CHA, e IU van a solicitar la celebración de un pleno extraordinario en el consistorio oscense para apoyar la continuidad de los servicios de la Fundación Agustín Serrate “en las mismas condiciones en las que se está prestando hasta la fecha”. Es parte de las propuestas de resolución que los partidos de la oposición quieren que el consistorio haga suyas por unanimidad y se envíen al Gobierno de Aragón.

En sus propuestas también quieren instar al Gobierno de Aragón el mantenimiento de los objetivos impulsados por el Plan Estratégico 2002-2010 de Atención a la Salud Mental en nuestra comunidad y que, éstos se recojan en la redacción de un nuevo Plan Estratégico, consensuado con las asociaciones de enfermos y familiares, así como con los representantes profesionales del sector y los grupos parlamentarios.

El actual contrato de prestación de este servicio público finaliza el 19 de diciembre, y la propuesta realizada por el Gobierno de Aragón, fundamentada en la irregularidad de la prestación de servicios por funcionarios públicos en una fundación privada, de aplicarse, tendría como consecuencia la generación de graves problemas en un ámbito en el que estos grupos políticos entienden que hasta el momento se cuenta con soluciones eficaces, para el usuario y también para la propia administración, ya que a cambio no se ofrece una alternativa mejor desde los recursos públicos en salud mental.

Algunas de las consecuencias que detallan si se aplica esta reducción de personal son: graves repercusiones para los usuarios, sobre todo aquellos más vulnerables, y las familias, amén de un aumento de costes económicos para la administración relacionado con el aumento de ingresos en las Unidades de corta, media y larga estancia, así como en el Hospital de día psiquiátrico, derivados de esa reducción de la atención.

En opinión de los grupos PSOE, CHA e IU, las políticas de recortes en materias sociales y sanitarias que está llevando a cabo el Gobierno de Aragón y otras que han sido recientemente anunciadas, ponen en peligro la continuidad y pervivencia de este Modelo de Salud Mental en nuestra comunidad. Ello significaría, añaden, la posible desaparición de los equipos multidisciplinares de intervención familiar, laboral y de apoyo domiciliario.

Comentarios