Los vecinos desalojados de Yesa piden a la CHE daños perjuicios

“Iceberg a la deriva”. Así califican la ladera de Yesa lo vecinos

Desde el verano, han aparecido grietas más allá de la zona de seguridad y algunas con continuidad en las fachadas de las viviendas. Doce de los inmuebles desalojados el pasado febrero presentan daños estructurales muy graves, y, al menos, siete de ellos, tienen “deficiencias irreversibles”. Los expertos explican que el terreno de la ladera desplazada se está hundiendo por efecto del arrastre y esto se está notando en las urbanizaciones desalojadas.

Los 84 propietarios de la urbanización privada de Lasaitasuna de Yesa, la mitad de los cuales fueron desalojados en febrero de sus viviendas por los deslizamientos observados en la ladera sobre la que se asientan, han firmado un expediente de reclamación patrimonial que han presentado ante la Confederación Hidrográfico del Ebro (CHE) para que este organismo asuma su responsabilidad en el corrimiento de tierras y les indemnice por los daños y perjuicios ocasionados a dichos vecinos. Se trata de una reclamación administrativa presentada ante el propio órgano gestor de las aguas, con un plazo de resolución de 6 meses y que, en caso de ser denegada dicha reclamación, solo dejaría a los vecinos la vía judicial como posibilidad para recibir una indemnización.

Según recoge el Diario de Noticias de Navarra, los expertos achacan estos efectos a la descompresión que está sufriendo el terreno y al efecto de arrastre al que está sometido. El arquitecto asesor de los vecinos, Juan Carlos Huarte, explica que tras el desplazamiento de la ladera, ahora el terreno se está hundiendo por ese efecto de arrastre y es lo que está provocando la desigualdad en el firme y la rotura y separación de elementos rígidos en la zona desalojada, como en muros de contención, con continuidad en fachadas y estructuras de las viviendas. Según los vecinos el terreno donde se asientan las urbanizaciones se está convirtiendo en “un iceberg a la deriva”.

De hecho, hay 12 inmuebles con daños estructurales muy graves y de estos, al menos siete, presentan “deficiencias irreversibles”. Por ello, los 84 propietarios de la urbanización Lasaitasuna, la mitad de ellos desaojados en febrero, han firmado un expediente de reclamación patrimonial que han presentado ante Confederación, ya que consideran que la CHE es “responsable de los daños y perjuicios” que están teniendo .

El objetivo de los vecinos es que Confederación asuma su responsabilidad en el corrimiento del terreno e indemnice a los vecinos. Aunque de momento, no se señala ninguna cantidad de dinero concreta, ya que “los daños siguen vivos”, indican los vecinos. Además, no quieren que la CHE se haga responsable de los daños actuales y los estructurales de las viviendas, sino que también haga frente a los daños futuros, a los aparecidos en las zonas comunes y a los derivados del no uso de las viviendas. Asimismo quieren que el organismo de cuenca asuma la devaluación que está teniendo el entorno por la degradación que está teniendo el paisaje y los daños morales que están teniendo los vecinos y afectados.

El plazo de resolución de la reclamación es de seis meses. Si ésta es denegada los vecinos solo podrán recurrir a la vía judicial para poder tener una compensación económica por esta situación que ya se alarga más de nueve meses y no se sabe cuándo y cómo finalizará.

 

Comentarios