Mujeres de Huesca expresan en la calle su rechazo a la nueva ley del aborto de Galardón

Un grupo de mujeres de Huesca ha querido expresar en las calles su rechazo a la nueva ley del aborto que “amenaza con lanzar en unas semanas", el ministro Gallardón. Para ello estas mujeres, vinculadas a colectivos sociales de la ciudad (el 15M y diversos proyectos sociales, además de grupos teatrales) ha preparado una intervención teatral que se ha ido mostrando en las plazas de la capital altoaragonesa desde hace una semana (la primera actuación tuvo lugar el pasado viernes, 8 de noviembre). Reivindicar el derecho de las mujeres a decidir sobre el aborto y la maternidad, y denunciar el “retroceso de más de 30 años, al ilegalizar en la práctica este derecho" que supone la norma anunciada, son los objetivos de esta iniciativa que arranca el aplauso de los oscenses en sus no anunciadas actuaciones.

Este grupo de mujeres armadas con sillas plegables y vestidas para la ocasión, recuerdan en su intervención que “cuando el aborto era ilegal en España se interrumpían más de 100.000 embarazos clandestinamente, en los que morían entre 200 y 400 mujeres al año” y que, actualmente, “cada 6 minutos muere una mujer en el mundo por practicarse un aborto ilegal”. Y reclaman: “queremos educación sexual para gozar, para vivir; queremos anticonceptivos para no abortar y queremos aborto libre y seguro para no morir”.

Tras recordar en distintas escenas la situación injusta que viven las mujeres (“el 45% de las que son madres son despedidas o abandonan su trabajo, y el 50% de las mujeres embarazadas no puede acceder al mercado laboral”) las actrices entran con sus textos en el debate sobre qué se considera “derecho a la vida” (con el que se pretende justificar esta modificación de la ley): “En los últimos 6 meses”, apuntan, "doce mil personas han sido expulsadas del sistema de ayuda a la dependencia y la malformación del feto no será motivo para practicar un aborto”; recuerdan que “400.000 desahucios se han producido en España desde 2007, y ya en 2008 el suicidio se convierte en la primera causa de muerte violenta" en este país, o denuncian con pasión en sus voces que “son niñas y niños el 21% de las víctimas de la masacre de Afganistán, de la que el gobierno español es cómplice”.

Comentarios