Una cadena humana para pedir una reflexión sobre la peatonalización

Un grupo de ciudadanos se reunía este miércoles en las cuatro esquinas para formar una cadena humana y mostrar su descontento con el proceso de movilidad implantado en Huesca. En este acto, convocado por la Plataforma de vecinos y comercios afectados por la peatonalización, pedían al equipo de gobierno que reflexione y analice las consecuencias negativas que está teniendo el Plan de Movilidad, ya no sólo para negocios, sino también para muchos oscenses.

Audio sin título
Audio sin título

Insisten en que este cambio no se ha hecho de forma razonable, lo que ha supuesto un impacto, dicen, que ha sumido a la ciudad en un caos. Desde este colectivo aseguran que crece el número de afectados y el descontento pero el equipo de gobierno, dicen, se niega a escucharles.

Los comercios implicados en la Plataforma aseguran que están notando la peatonalización y, especialmente, los afectados por las obras del Coso. Uno de ellos, Fondo de Armario, ha decidido trasladarse a otro local de su propiedad en el Coso Alto para tratar de repuntar las ventas. Afirman que la gente no pasa por esa zona y que al final muchos negocios tendrán que cerrar.

Dicen no estar en contra de una peatonalización progresiva y consensuada pero las cifras que se barajan creen que son desproporcionadas (un 27% de las calles de la ciudad cerradas al tráfico). Sus peticiones pasan por abrir algunas calles y eliminar zona azul.

Tampoco les convencen las lonas publicitarias que se han colocado en la zona de las obras. No ven lógico que se gaste ese dinero en esa acción cuando hay otras prioridades, asegura Ainhoa Labadía, una de las portavoces de la Plataforma.

Ante esta situación, la Plataforma prepara nuevas acciones de presión y valora la posibilidad de constituirse en asociación para seguir luchando por sus reivindicaciones.

Comentarios