El crecimiento vegetativo negativo de la provincia de Huesca aumentará los próximos 10 años

De mantenerse las tendencias demográficas actuales, tanto Aragón como la provincia de Huesca perderían habitantes, en un horizonte de 10 años. De 1.338.495 habitantes que tenía Aragón a fecha 1 de enero de este año, pasaría a 1.261.910 en el año 2023, unos 76.500 habitantes menos. Por lo que se refiere a la provincia de Huesca, pasaría de tener los 224.660 habitantes del pasado 1 de enero, a 208.980 en 2023, lo que supondría 15.680 personas menos. Son datos extraídos del Instituto Nacional de Estadística, que ha elaborado una serie de proyecciones de población a corto plazo, entre 2013 y 2023.

En el Alto Aragón está previsto que, este año, nazcan un total de 1.906 niños. En el año 2022, nacerán (según los cálculos realizados por el INE), 1.495 (411 menos). Por lo que se refiere a las defunciones, este año fallecerán 2.494, y en 2022, serán 2.365 los fallecidos (129 menos).

Mientras que en España, será en 2017 cuando haya, por primera vez, más muertes que nacimientos, en la provincia de Huesca, hace tiempo que hay un crecimiento vegetativo negativo. En concreto, en la actualidad, este crecimiento es a favor de las defunciones en 588. De aquí a 10 años, esa cifra negativa aumentará hasta 870.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística también hablan de cifras sostenidas en la inmigración. Si en estos momentos, procedentes del extranjero, llegan a España 1.256 inmigrantes, en 2023, está previsto que sean exactamente los mismos. Los inmigrantes procedentes del resto de España descenderán. En este año, llegarán 3.816, que pasarán a 3.257 en el año 2022.

Finalmente, y por lo que se refiere a la emigración de altoaragoneses al resto de España, también bajará. En este 2013 se irán de la provincia a otras partes del país 3.816 personas, y en 2.022 se espera que se vayan 3.257.

Comentarios