Se preparan actividades para la celebración del Tota Pulchra, que será declarado BIC Inmaterial

El programa de actividades en relación a la ceremonia del Tota Pulchra, que se celebra el 7 de diciembre en Huesca, en la víspera de la fiesta de la Inmaculada, se presentará en el ayuntamiento oscense este martes. El Gobierno de Aragón iniciaba recientemente el proceso para la declaración de Bien de Interés Cultural Inmaterial de este acto, por lo que además, se dará información de este asunto. Entre otros actos hay que destacar que, a partir del viernes 6 de diciembre, estará abierta en la Catedral la exposición Lumen ad civitatem, dedicada a la Universidad Sertoriana, la Catedral y el Ayuntamiento de Huesca.

En la rueda de prensa estarán presentes el director general de Patrimonio Cultural del GA, Javier Callizo, la concejal de Relaciones Institucionales del Ayuntamiento, Antonia Alcalá, la directora del Instituto Ramón y Cajal, como heredero de la Universidad de Huesca, Rosa Boned, y el delegado de Patrimonio de la Diócesis de Huesca, José María Nasarre.

El Boletín Oficial de Aragón publicaba hace dos semanas una resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural, por la que se inicia el procedimiento para la declaración del Tota Pulchra como Bien de Interés Cultural Inmaterial, al tiempo que se abría un periodo de información pública de un mes de duración, que se inició el 13 de noviembre, durante el cual, cualquier persona física o jurídica, puede consultar el expediente y formular cuantas alegaciones se estimen oportunas.

Fue la Comisión de Relaciones Institucionales del ayuntamiento de Huesca la que el pasado mes mayo dio a conocer los trabajos que se habían iniciado para lograr la declaración del Tota Pulchra como BIC. La idea surgió del Instituto Ramón y Cajal, herederos de la antigua Universidad Sertoriana, y que han mantenido y guardado este patrimonio durante siglos. Se lo propuso tanto al ayuntamiento como al cabildo Catedral, que vieron con buenos ojos realizar esta petición, que serviría para poner en valor este acto.

Huesca es la única ciudad en la que todavía se celebra el Tota Pulchra, y además se ha hecho de manera ininterrumpida durante siglos. En los últimos meses, se elaboró un informe lo más completo posible para respaldar esta petición, ante la dirección general de Patrimonio del Gobierno de Aragón. La concejal de Relaciones Institucionales, Antonia Alcalá, resaltaba que es un acto que conjuga diferentes factores, como el religioso, el cultural, de interés turístico y de puesta en valor del patrimonio, del que es titular el Instituto Ramón y Cajal. Y es que, además del canto, se cuenta con otros objetos patrimoniales, como los estatutos de la Universidad Sertoriana, o la maza de la propia universidad, que se conservan en diferentes lugares, lo que podría utilizarse para realizar exposiciones.

La resolución recoge en un anexo la descripción de este evento. Recuerda que, “el Tota Pulchra es el oficio de vigilia de la Inmaculada Concepción de María que se celebra anualmente en la catedral de Huesca la tarde del 7 de diciembre, víspera de esa festividad mariana. Se trata de una rica liturgia en la que se congregan un gran número de oscenses, así como las instituciones de la ciudad que desde el siglo XV mantienen el voto a la Inmaculada Concepción: el Cabildo catedralicio, la Corporación Municipal y el claustro de profesores del Instituto de Enseñanza Secundaria Ramón y Cajal de Huesca, heredero de la Universidad Sertoriana desde la desaparición de ésta en 1845. El oficio toma el nombre del canto Tota Pulchra es, María.

La devoción de la Inmaculada Concepción de María es una de las celebraciones marianas más arraigadas en Aragón, fue declarada como día festivo por el monarca aragonés Martín I el Humano (1356-1410) en todos sus reinos. Asociada a esta devoción, la celebración del Tota Pulchra forma parte de la liturgia oscense desde el siglo XV, como queda reflejado en el manuscrito catedralicio Consueta Oscensis. En aquella época el oficio de celebración del voto a la Inmaculada Concepción tenía lugar en el antiguo convento franciscano que se situaba en la actual plaza de Navarra de Huesca, y la liturgia que se seguía en oficio era la misma que se seguía en la celebración de la Natividad de Jesucristo.

Se conserva testimonio documental del voto realizado por las instituciones oscenses a la Inmaculada Concepción en el año 1450 con motivo de una epidemia de peste que asoló la ciudad. Este voto de la ciudad y sus instituciones se ha mantenido y renovado a lo largo de los siglos. En 1619 una comisión de doctores de la Universidad Sertoriana notifica el voto realizado a la Inmaculada Concepción por la institución académica al Concejo municipal. A este voto se adhieren tanto el Concejo como el Cabildo catedralicio, quien propone una liturgia para la celebración de la vigilia. Este voto fue celebrado con un gran festejo popular en el que no faltaron luminarias en las ventanas, hogueras y toros ensogados, así como una procesión en la que participaron las tres instituciones y gran parte de la población.

La virulenta peste declarada el año 1651 en Huesca será la que lleve a la ciudad y a sus instituciones a renovar el voto a la Inmaculada Concepción el 4 de octubre, día de San Francisco de Asís. En el año 1652 se cumple por primera vez con el voto tras su renovación, y se celebra con una procesión desde la catedral de Huesca hasta el convento de San Francisco portando la imagen de la Virgen de la Concepción, llamada también Virgen del Voto. Tras la desaparición del convento franciscano en el siglo XVII, la vigilia de la Inmaculada se ha celebrado en la catedral consolidándose de este modo la fiesta del Voto en la capital oscense.

El misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María es reconocido y definido por el papa Pío IX como dogma de la fe católica el 8 de diciembre de 1854 en la bula Ineffabilis Deus

En la catedral de Huesca, la víspera de esta festividad católica, se sigue celebrando el oficio del Tota Pulchra, conmemorando así el voto que el Cabildo catedralicio, la Corporación Municipal y el claustro de profesores del Instituto de Enseñanza Secundaria Ramón y Cajal de Huesca mantienen a la Inmaculada Concepción en un acto cultural y religioso que se caracteriza por el consenso institucional y popular de la comunidad que lo celebra y por el profundo arraigo en la memoria histórica colectiva de la ciudad de Huesca, así como por una liturgia que se enriquece con la interpretación de las siguientes piezas musicales:

- El Ave Maris de Stella

Ave Maris de Stella

- El salmo 97 "Cantad al señor un cántico nuevo" de José M.ª de Aso.

- La antífona Tota Pulchra es, María

- El canto gregoriano Salve Regina Solemne

- El Magnificat

Comentarios