Los taxistas de Huesca tratan de adaptarse al nuevo mapa de circulación

El colectivo de taxistas trata de adaptarse al nuevo mapa de circulación de Huesca, con sus ventajas y desventajas. Al aumentar los recorridos que deben hacer, se incrementan también sus gastos diarios. Entre las 50 licencias que hay en Huesca hay opiniones para todos los gustos y es que el de taxistas es uno de los gremios más afectados por los cambios en movilidad.

Audio sin título
Audio sin título

Con la puesta en marcha del Plan de Movilidad, los taxistas detectaron algunos fallos que complicaban su trabajo y disminuían la calidad del servicio que dan al ciudadano. El cierre al tráfico de buena parte del centro les obligaba a dar grandes rodeos, con el consiguiente incremento de tarifas.

Por ejemplo, explica Ángel Arguis, para llevar a un cliente desde la Estación Intermodal hasta la plaza de Toros había que dar un rodeo enorme por Obispo Pintado, avenida Danzantes y Ramón y Cajal. Ahora podrán ir por la calle San Lorenzo y Coso Bajo y disminuir así el recorrido y el precio.

El consistorio aceptó su petición de poder pasar por las calles peatonales siempre que lleven a alguna persona. Eso les permitirá reducir tarifas aunque sus costes seguirán siendo altos, ya que al volver “de vacío” no podrán hacerlo por la zona peatonal.

En lo que se refiere a las calles estanciales (ahora “de estancia”), pueden acceder cuando vayan a recoger a alguien con movilidad reducida. Siempre puede haber casos puntuales, dicen, que deberán informar a la Policía Local.

Los taxistas creen que a la peatonalización hay que darle un tiempo para que la gente se habitúe a los cambios. Hay cosas que están funcionando y otras no tanto. Por ejemplo, dicen, mientras en algunas calles se ha ganado fluidez, como en Cavia y Cabestany, en otras no ha sido así y se siguen formando atascos en horas punta.

Comentarios