Pagos en plazo a los subcontratistas

Por Antonio Ruspira Morraja

Diputado y portavoz del PAR en la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública de las Cortes de Aragón

La Comisión de Hacienda de las Cortes de Aragón aprobaba recientemente por unanimidad, que los pliegos de condiciones de los contratos de obras públicas incluyan el plazo legal establecido para el pago a los subcontratistas que participen en la ejecución de los trabajos a realizar.

Todos los Grupos parlamentarios apoyaron además, y ahí reside en suma la importancia de lo acordado, una enmienda de adición del Partido Aragonés conteniendo tres puntos imprescindibles para que la propuesta acabe siendo una certeza. Defendimos que se analizara la posibilidad jurídica de implicar a las direcciones de obra como principales valedoras del control de los pagos; argumentamos que había que aplicar las penalidades legales correspondientes en caso de incumplimiento constatado, y consideramos condición necesaria para el abono de la liquidación de las obras y la devolución de la fianza constituida por los adjudicatarios, la justificación de los pagos a los subcontratistas.

De nada o de poco hubiera servido que se pretendieran garantizar los pagos en plazo sin que existiera la imprescindible “figura”, como propusimos, encargada del cumplimiento definitivo que asegure la efectividad de lo acordado, además de los otros dos requerimientos en cuestión. Había que garantizar la validez y efectividad, y buscar una solución de implantación inmediata, porque sin responsables directos el problema quedaba sin resolver. Entendimos que lo más adecuado era que fueran los directores de obra (los funcionarios técnicos), como así se nos admitió, los que controlen el pago a las subcontratistas.

Resolvimos un problema que para los autónomos y microempresas resultaba muy grave por el sometimiento diario a la cruda realidad, por la “insoportable” disminución de actividad, por los innegables impedimentos a la hora de conseguir financiación, y para colmo, por los inevitables retrasos en los cobros de facturas. Había que evitarlo de la mejor manera posible y creo sinceramente que lo hemos logrado.

Esa era la “triste” fotografía “en blanco y negro” que retrataba con fidelidad las consecuencias de la cruda etapa de crisis que estamos atravesando.

Estoy plenamente convencido de que hemos encontrado una manera eficaz de actuar, implantado mejores condiciones para las subcontratas, ayudándoles con ello a liberarse de las dificultades sobrevenidas.

Ahora, insisto, el escenario cambia. La iniciativa favorece a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos, resolviendo esas dificultades que les perjudicaban y propiciando una nueva herramienta que evitará los daños producidos hasta el momento.

En el Partido Aragonés tenemos claro el impulso que necesita la economía del territorio y la necesidad de promocionar iniciativas que ayuden y estimulen a “nuestras” empresas. Apostamos por medidas concretas de apoyo al empleo juvenil, a los emprendedores, autónomos, comerciantes y pequeñas empresas, generadores empleo en Aragón y, seguimos apostando por aquellos proyectos que están generando empleo de calidad como MotorLand, Walqa, Plaza o Turismo, entre otros.

No podemos olvidar la innovación, el talento y la excelencia que son, ahora más que nunca, factores determinantes para asegurar el éxito de los emprendedores. La creación de valor añadido, el impulso de la actividad y, en definitiva, la creación puestos de trabajo, son objetivos que consideramos irrenunciables, y por los que trabajamos desde todos los niveles en los que tenemos representación.

Comentarios