Día de las Personas sin Hogar

El pasado 24 de noviembre fue el Día de las Personas sin Hogar, pero Cáritas Diocesana de Huesca ha querido incorporar dicho Día dentro de las Jornadas de Solidaridad que viene celebrando en estas fechas, por lo que lo ha trasladado al 29 de noviembre, en el que ha convocado una concentración a las 11 horas en la Plaza de Navarra, de Huesca, para manifestar la discriminación que sufren las personas sin hogar y hacer pública nuestra solidaridad y compromiso con ellas.

La Campaña Nadie Sin Hogar de este año pone el acento en los problemas de acceso a la salud a los que se enfrentan las personas que viven en la calle, bajo el lema “Nadie sin salud. Nadie sin hogar”, con el fin de llamar la atención sobre las limitaciones del derecho a la salud a las que se enfrentan estas personas y recordar que la protección de la salud abarca a cada persona y a sus circunstancias de una manera global. En este marco, las organizaciones que promueven la campaña subrayan que:

La equidad obliga al Estado a garantizar la universalidad, gratuidad y el acceso de este derecho a todos los ciudadanos, especialmente, a los más desfavorecidos.

Los problemas de salud pueden ser tanto causa de la exclusión social como efecto de la misma. En ambos casos, las personas en situación de sin hogar ven reducida su esperanza media de vida en 20 años respecto el resto de la población.

La enfermedad mental tiene una especial relevancia en las personas en situación de sin hogar (30%).

El estigma y la discriminación que sufren las personas sin hogar por razón de sus enfermedades los convierten frente a la sociedad en “personas indignas”, lo que les limita el acceso al derecho de salud.

La actual reforma sanitaria supone un cambio de modelo que afecta fundamentalmente a las personas más desprotegidas, y que aumenta la estigmatización de los colectivos más vulnerables y con mayor riesgo de exclusión social.

Por ello las organizaciones que promueven esta campaña demandan a las Administraciones publicas la planificación e implementación de estrategias adecuadas en salud mental; la incorporación real y decidida de estas personas y de las organizaciones sociales como actores de pleno derecho del sistema de salud; la formación del personal sanitario en áreas como psiquiatría, psicología clínica, drogodependencias y alcoholismo, para prevenir el trato discriminatorio a las personas en situación de sin hogar; y la coordinación socio-sanitaria entre salud, asuntos sociales y vivienda, que permita abordar los problemas de salud de forma integral.

Con motivo de la campaña, Cáritas Española ha elaborado un informe sobre el acceso a la salud de las personas sin hogar, en el que se constata que dichas personas padecen mayoritariamente trastornos de salud mental crónicos que no reciben una respuesta integral y especializada de los servicios de salud, y que sus principales dificultades de acceso a la salud provienen de su carencia de tarjeta sanitaria, del trato que reciben de los facultativos y la estigmatización que padecen; de la falta de recursos, de profesionales y de plazas (especialmente en la atención especializada y en la hospitalaria); y de las listas de espera, que dificultan el acompañamiento integral a las personas sin hogar que están enfermas.

Comentarios