Agropienso Formación consigue tres acreditaciones de formación del INAEM, únicas en Aragón

Recientemente, el Centro de Formación de la empresa cooperativa Agropienso, de La Litera, ha sido acreditado por el INAEM para impartir tres especialidades formativas que hasta la fecha no se realizaban en Aragón: producción porcina de reproducción y cría, producción porcina de recría y cebo y actividades auxiliares de ganadería. Los alumnos que superen el curso obtendrán el Certificado profesional, con carácter oficial y validez en todo el territorio nacional, expedido por el INAEM.

Estas materias se complementarán con otras que ya se impartían hasta la fecha, como los cursos de bienestar animal para explotaciones ganaderas. A partir de ahora, y tras haber sido homologado por el Gobierno de Aragón como entidad formadora, también se ofrecerán cursos para la utilización de productos fitosanitarios y bienestar animal  para transporte de ganado.

Toda esta nueva propuesta educativa,  dirigida tanto a socios y trabajadores, como a cualquier persona que quiera formarse en materia ganadera, es el resultado de la apuesta firme y decidida de la cooperativa Agropienso, desde su constitución, por la formación y la innovación como herramientas claves para optimización de las explotaciones y la viabilidad del sector.

Como señalaba su gerente, Carlos Camañes, “siendo el sector ganadero el referente en nuestra zona, veníamos arrastrando, a nivel general, unas carencias formativas regladas importantes y un cambio de modelo (el entorno familiar del ganadero no continuaba en esa actividad), lo que provocaba un déficit de conocimientos significativo del personal contratado, siendo el propio ganadero quien debía asumir, a título individual, esa formación, larga y continua. La importante inversión que requiere una explotación y los continuos cambios en los procesos requiere de un personal más cualificado ya que de ello depende, en gran medida, su rentabilidad”.

“Estamos convencidos que la formación de calidad y adaptada a las necesidades del entorno, junto con la innovación constante, es la clave. Aumenta la productividad, la satisfacción del cliente, la adaptación de la empresa a los cambios constantes del sector, así como en el trabajador: reduce accidentes, su implicación con la empresa es mayor y sus posibilidades laborales aumentan. Por ello, consideramos que nuestro centro de formación, aunque supone una inversión constante y elevada (hemos tenido que acondicionar una granja, además de aulas, para impartir las materias) es necesaria, tanto para la empresa como para el entorno en general. Queremos ofrecer una formación de calidad, adaptada a las necesidades concretas que nosotros detectamos y a las que nos ha trasladado la Asociación de Empresarios de La Litera, que tienen una visión más general del entorno, implicándose en este proyecto desde el primer momento”, indicaba Camañes.

Comentarios