Entregados los premios de Artesanía de Aragón

El Concurso de Artesanía de Aragón 2013 que se celebra de forma paralela a la XXX Feria de Artesanía Aragonesa que organizan el Departamento de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón y la Asociación Profesional de Artesanos de Aragón ya tiene ganadores. Los premios han sido entregados en un acto presidido por el consejero de Industria e Innovación, Arturo Aliaga, y los responsables de la Asociación. En esta ocasión, 32 artesanos habían decidido participar en el concurso anual. Tras las oportunas deliberaciones del jurado, compuesto por expertos del ámbito de la cultura y la artesanía, los premiados son: Primer premio:  Taller: Cuchillería Fernández. Obra: Navaja reproducción de modelo histórico. Dotación: 1.000 euros. Primer accésit:  Taller: Reza Baharlou. Obra: Miniatura pintada en hueso.Dotación: 500 euros.Segundo accésit: Taller: Orfebrería “A mano”. Dotación: 500 euros.Todas las obras premiadas y las que han sido seleccionadas como finalistas pueden contemplarse en un expositor ubicado en la Feria de Artesanía Aragonesa, que estará abierta hasta el próximo 9 de diciembre en la sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza en horario de 11 a 14 y de 17 a 21 horas. En esta ocasión 106 son los talleres artesanos participantes, 62 de las tres provincias aragonesas y el resto de Castellón, Valencia, Madrid, Gerona, Cádiz, Zamora, Guadalajara, Granada, Coruña, Salamanca, Asturias, Alicante, Lérida, La Rioja, León y Segovia, así como del vecino país de Francia. En la feria el visitante encontrará una amplia representación de sectores artesanos como los de abanicos, bisutería, gafas, vidrio, cartón piedra, cerámica, joyería, cerería, cuchillería, cuero, fibras vegetales, instrumentos musicales, juegos tradicionales, madera, metal, muñequería, orfebrería, papel, cartón, relojería, textil y sombreros. La feria ofrece la posibilidad de adquirir las creaciones de los artesanos en condiciones óptimas de precio y calidad y a la vez de asistir a demostraciones y talleres en vivo. Cada año 60.000 personas visitan esta feria, que se ha convertido en una actividad no únicamente económica, sino también cultural y social.