Cambios en el sistema educativo tras el informe PISA

AMPE

ANTE LA PRESENTACIÓN DEL INFORME PISA 2012, ANPE SIGUE DEMANDANDO CAMBIOS EN EL SISTEMA EDUCATIVO DESDE UN ACUERDO DE MÍNIMOS, EL CESE DE LOS RECORTES Y UNA MAYOR ATENCIÓN AL PROFESORADO.

El último informe del programa para la Evaluación Internacional de los alumnos 2012 vuelve a dejar en mal lugar al sistema educativo español y evidencia que los resultados en matemáticas, comprensión lectora y ciencias están por debajo de la media de la OCDE aunque hemos experimentado una ligera mejoría con respecto al último informe.

Los alumnos españoles se sitúan en 10 puntos por debajo de la media de la OCDE en matemáticas, y en lectura y ciencias se sitúan también por debajo del promedio de la OCDE, es decir que se mantienen en niveles similares a 2010. ANPE, que ha venido demandando reiteradamente un cambio profundo en el sistema educativo, ha afirmado desde el comienzo del proceso de elaboración de la LOMCE que esta nueva reforma solo retoca parcialmente la LOE. Como el resto de las reformas educativas de la democracia, se ha limitado a establecer modificaciones en los diseños curriculares dejando intacto el modelo y la estructura de las leyes anteriores y sin aportar cambio alguno a la metodología. Además, no ha abordado la situación del profesorado.

Los datos del estudio confirman además las desigualdades entre las comunidades autónomas, que corren el riesgo de agravarse con la distribución de competencias que establece el articulado de la LOMCE.

ANPE se reafirma en que es imprescindible:

Aumentar el gasto público destinado a la educación. La inversión en la Educación española sigue estando por debajo de la media de la OCDE. Aunque la inversión en educación se ha incrementado desde el año 2002 al 2012 en un 35%, la inversión en este momento es sensiblemente inferior al de la media de OCDE

Apostar decididamente por la calidad de la enseñanza pública, única garante del principio de igualdad de oportunidades en todo el sistema educativo, que precisa de los mayores medios y recursos por ser la que está afrontando en primera línea los nuevos retos sociales.

Evitar la constante irrupción del debate político en la escena educativa, que hemos visto una vez más con la tramitación de la LOMCE. Una vez más ANPE exige una actuación a nivel de Estado que vertebre y cohesione el sistema educativo de manera que se eviten las enormes desigualdades entre comunidades autónomas. Cualquier reforma educativa debe ir precedida de un acuerdo de mínimos que sirva para dar estabilidad y perdurabilidad al sistema.

Una reforma eficaz que partiendo del refuerzo a las materias instrumentales básicas en la Enseñanza Primaria, como base y fundamento de cualquier aprendizaje posterior. En este sentido es necesario potenciar la atención temprana, la atención a la diversidad y los Programas de Refuerzo y Aprendizaje, que se han visto muy afectados por los recortes.

Potenciar un modelo educativo que se fundamente en la exigencia y el esfuerzo en el aprendizaje. Las limitaciones de la enseñanza comprensiva se han puesto de manifiesto claramente y los países que adoptaron este modelo educativo hace veinte años ya lo han abandonado. Como el estudio demuestra, la inversión tecnológica por sí sola no es suficiente. Es preciso enmarcarla en un diseño pedagógico nuevo.

Una toma de postura clara de la administración educativa a favor del profesorado, con un aumento de la valoración social de la tarea docente, con la verdadera renovación de su formación inicial y continua y con el diseño de una carrera profesional en un nuevo marco jurídico que regule la situación del profesorado y atraiga a los mejores universitarios hacia la docencia.