Doscientos años después de que Jaca fuera recuperada a los franceses

Encuadrado en la última fase de lo que fue la guerra de la Independencia en España contra el Ejército de Napoleón, se celebra ahora el bicentenario de un hecho histórico relevante en la Ciudad de Jaca: la expulsión de los franceses que la habían sometido y ocupado desde el 21 de marzo de 1809. La ciudad fue recuperada un 5 de diciembre, aunque la Ciudadela tuvo que esperar unos mese más, hasta febrero para ser reconquistada.

El episodio histórico cuenta que tras varios meses de bloqueo de la Ciudad, las tropas españolas del primer regimiento de alaveses y el segundo regimiento de altoaragoneses al mando del Coronel Oraa, iniciaron el asalto de las murallas de Jaca en la madrugada del 5 de diciembre de 1813. A las 4 de la madrugada dos disparos efectuados desde el alto de Ruesta (enfrente de la actual gasolinera) dan la señal de inicio de la operación de asalto. Parte de las tropas en ese momento inician disparos de hostigamiento contra la Ciudadela como maniobra de distracción de los soldados franceses que se encontraban dentro del castillo.

Casi de forma simultánea el resto de las unidades de ambos regimientos inician el asalto de las murallas por distintos puntos. Los franceses se ven sorprendidos y no ofrecen mucha resistencia. Los enfrentamientos más intensos se producen en el portal del estudio y la puerta del castellar, al sur de la ciudad, donde los franceses resisten por un tiempo hasta que se ven superadas por el empuje de la 2ª compañía del regimiento de alaveses y la compañía de granaderos de esa misma unidad. Las tropas napoleónicas abandonan sus posiciones e intentan refugiarse en el interior de la Ciudadela. La operación se desarrolla en solo 15 minutos con el saldo de 4 soldados muertos y 18 heridos, siendo capturados casi medio centenar de franceses. Obviamente para Oraa el objetivo es recuperar la ciudad evitando bajas innecesarias, sabiendo que el castillo es un objetivo no alcanzable en plazo inmediato.

En el interior de la Ciudadela quedaron más de 700 soldados franceses al mando del comandante Déshorties, jefe de la plaza de Jaca. Desde ese momento se inició el asedio al castillo que duró hasta la capitulación de los franceses el 17 de febrero de 1814.