El GA defiende la seguridad de las personas con el Decreto de Espectáculos Públicos

Desde la consejería de política territorial e Interior del GA insiste en que el único objetivo del Decreto de Espectáculos Públicos es garantizar la seguridad de los asistentes. Además dentro de los datos de interés del decreto destacar que los menores podrán acceder acompañados de padres o tutores si se vende alcohol o entrar a una zona en la que no se venda este tipo de bebidas.

Audio sin título

El Decreto será de aplicación en los espectáculos montados por organizadores privados. “No afecta a los que se organicen por los Ayuntamientos o por las Comisiones de Fiestas ya que los Ayuntamientos no pueden concederse autorizaciones a sí mismos”, ha dicho el Consejero. En estos casos serán los propios Consistorios los que tengan que adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas.

El Decreto incluye garantías de seguridad como el personal de admisión, el control automático de los accesos o las medidas de prevención y extinción de incendios. El texto clarifica también las competencias. Así, los Ayuntamientos serán los encargados de autorizar la celebración de los espectáculos públicos salvo en el caso de que el evento se desarrolle en más de un término municipal. En este caso el competente será el Gobierno de Aragón.

Asimismo, se incluyen medidas para garantizar la seguridad de los menores. El Decreto toma como referencia lo establecido en la Ley de la Infancia y la Adolescencia en Aragón. Así, los menores podrán acceder a los espectáculos públicos en los que se venda alcohol si van acompañados de sus padres o tutores. Además, se permite el acceso de los menores sólos, si se establece “una zona sin alcohol, en la que podrán estar los menores y los adultos que lo consideren oportuno”, ha dicho el consejero Antonio Suárez.

Con respecto a las fianzas, el texto del borrador contempla una rebaja sustancial con respecto al que se conoció en el mes de junio. Así, se establecen las siguientes cuantías:

Aforo hasta 500 personas: 1.000 euros

Aforo de 501 a 1.000 personas: 2.000 euros

Aforo de más de 1.000 personas: 3.000 euros

Por cada incremento de aforo en más de 1.000 personas: 1.000 euros con un límite máximo de 18.000 euros.