Mayor inversión en el sector agrario como puntal de creación de empleo y generación de riqueza

Modesto Lobón

Un decidido apoyo a la agricultura, como sector clave y estratégico que genera inversión y empleo en la comunidad, y el mantenimiento riguroso de la política medioambiental con una mayor dedicación presupuestaria a las ayudas agroambientales. Sobre estos dos pilares se conforma el presupuesto del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, que aumenta en un 3,2% por ciento con respecto al actual ejercicio, contando con un total de 767,4 millones de euros en 2014, incluyendo la Política Agraria Común (PAC).

 

Según el consejero de Agricultura, Modesto Lobón, se puede calificar el presupuesto del Departamento como bueno. Después de la bajada presupuestaria de 2013, comienzan a percibir cierta recuperación con un desembarco de fondos europeos, que ha sido la clave de este presupuesto. Realizaba estas declaraciones en su comparecencia en las Cortes de Aragón, ante la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública, para explicar las líneas maestras del presupuesto del Departamento que dirige.

 

El cumplimiento de los objetivos del Departamento están garantizados, tal y como aseguraba el consejero, haciendo mención explícita al mantenimiento de los seguros agrarios y del operativo de prevención y extinción de incendios forestales, y a la ejecución de las obras del vertedero de Bailín.

 

Un presupuesto que, como detallaba Lobón, cuenta con una mayor dotación de fondos FEADER para el desarrollo territorial y rural, de tal modo que el nivel de ejecución del programa europeo aumenta considerablemente este año, un 26%, lo que permitirá cumplir con los compromisos de ejecución en 2015.

 

El apoyo decidido al sector agrario se refleja en el notable incremento de su presupuesto, que en 2014 suma un total de 171,8 millones de euros, un 16% más que en el ejercicio anterior. De estos fondos, la Dirección General de Desarrollo Rural es la que recibe una mayor dotación, con 99,5 millones de euros de partida, destinada fundamentalmente a generar empleo e inversión en el territorio a través de la modernización de regadíos (16,7 millones de euros) y explotaciones (21,5 millones de euros), y a la incorporación de jóvenes agricultores (7.7 millones de euros).

 

El consejero, Modesto Lobón, hacía especial referencia a la partida destinada a la agroalimentación (33 millones de euros), que es también relevante, dado que se incrementa en un 8,5%. En este presupuesto se pone de manifiesto que la Estrategia de Competitividad y Crecimiento da un visible giro estratégico hacia la agroindustria, basado en un incremento del apoyo a las inversiones de las empresas agroindustriales, convencidos de que es un claro motor de crecimiento económico en Aragón, tal y como queda reflejado en la Estrategia Política de la Agroindustria que este Gobierno ha puesto en marcha, señalaba.

 

Además, se produce un aumento de entre el 70% y 80% de las ayudas agroambientales de producción agraria, que van a recibir los beneficiarios que estaban en fase de prórroga. El resto, recibirán el cien por cien de dichas ayudas.

 

Por otra parte, se mantiene el apoyo a la calidad diferenciada, a través de las Denominaciones de Origen, el plan de lucha contra la langosta y otras plagas, y aumentan en un 30% las ayudas destinadas a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria para el control de la sanidad tanto vegetal como animal.

 

La política medioambiental que viene realizando este Departamento va a mantenerse con un repunte (1,4%), a partir de una atención renovada a los Centros de Interpretación de los Espacios Naturales Protegidos en colaboración con entidades privadas, manteniendo a todo el personal adscrito,  y apoyando a los ayuntamientos de las áreas de influencia socioeconómica de estos Espacios, entre otras cuestiones.

 

Asimismo, se produce un incremento de los fondos destinados a dinamizar la Estrategia Aragonesa de Educación Medioambiental y se mantiene el Plan de Acción contra el Cambio Climático.

 

Por último, el presupuesto para el Instituto Aragonés del Agua y el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental se mantienen básicamente, con un ligero incremento en el caso del INAGA, con el que se va a impulsar la administración electrónica y a aumentar el montante de indemnizaciones por accidentes causados por animales cinegéticos.