Opinión: “En Singular y con mayúscula”

PEDRO PALACIOS

Director General Capital Española de la Gastronomía

Siguiendo el estilo marcado por los Premios Oscar o el anuncio de la ciudad organizadora de los Juegos Olímpicos, el próximo martes, 17 de diciembre, el chef Adolfo Muñoz, Premio Nacional de Gastronomía, Premio Nacional de Hostelería 2013 y alma de los restaurantes Adolfo de Toledo y Palacio de Cibeles, abrirá el sobre que contiene el nombre de la ciudad designada Capital Española de la Gastronomía 2014. Cuatro ciudades españolas (Huesca, Sant Carles de la Ràpita, Valencia y Vitoria-Gasteiz) aspiran al título por méritos propios, y más que reconocidos, a alzarse con este galardón. Pero sólo la que pronuncie el chef toledano será la Capital. En singular y con mayúscula.

Este título nació hace tres años, alentado por los hosteleros (FEHR) y los periodistas turísticos españoles (FEPET), para promocionar el turismo gastronómico, consiguiendo el apoyo institucional de Turespaña. Los visitantes extranjeros a nuestro país reconocen que la gastronomía es uno de los argumentos fundamentales para elegir o repetir España como el destino preferido para sus vacaciones. Los datos oficiales se refieren a más de 6 millones de visitantes atraídos por la gastronomía española. La fuerte competencia entre los destinos turísticos ha cambiado los hábitos del viajero. Ya no llegan para “pasar las vacaciones en España”. Ahora, las vacaciones se viven, se disfrutan y se cuentan en las redes sociales. Y en el ámbito de los sentidos, la gastronomía juega un papel determinante porque contribuye a que seamos un poco más felices.

En tiempos de crisis, las voces pesimistas a veces se imponen sobre aquellas que se esfuerzan en buscar nuevas oportunidades para todos, abriendo caminos a la creatividad. Por esta razón nos propusimos contribuir a cambiar esta tendencia perniciosa. Así nació la Capital Española de la Gastronomía. No se trata de un título más para aplaudir a las estrellas “gourmets” mediáticas y de moda merecedoras de nuestro reconocimiento. Capital Española de la Gastronomía es un título que nace para tributar homenaje a los cocineros y hosteleros tradicionales, valorando su gran esfuerzo como actores clave en la protección del gran patrimonio culinario español. Con este galardón buscamos poner en valor la cocina tradicional, hecha con pasión desde la modestia, y que debe ser conocida y admirada por las nuevas generaciones. Con este título se reconoce el esfuerzo y la función formativa de las escuelas de cocina y hostelería hoy con overbooking en sus aulas. Nuestro objetivo es contribuir a que se valore la exigencia, el rigor y el trabajo bien hecho de los productores agroalimentarios que estimulados por la competitividad mejoran la calidad de nuestros productos con Denominación de Origen. Todos: cocineros, camareros, productores, etc arrimando el hombro y contribuyendo de forma práctica a hacer “marca España”

La consecución del título de Capital Española de la Gastronomía es una gran oportunidad para la ciudad elegida. Sin exageraciones, podemos afirmar que se convierte en una ciudad de moda y sus actividades son seguidas por los medios de comunicación de medio mundo. Periodistas de España y extranjeros viajan para ensalzar las maravillas de la cocina local, la originalidad de los productos de la tierra, la calidad de sus vinos, la confortabilidad de sus restaurantes y la hospitalidad de sus ciudadanos. Una manera auténtica de desarrollar el nuevo turismo basado en las emociones y sensaciones: combinar cocina con arte, cultura, patrimonio, naturaleza… Hasta ahora, dos ciudades (Logroño y Burgos) han disfrutado del título en los años 2012 y 2013, respectivamente. En ambos casos, el saldo ha sido muy positivo y las dos coinciden en el diagnóstico “nos ha permitido poner a la ciudad en el mapa gastronómico” gracias a la difusión de los medios de comunicación. En España y en el mundo, tal como hizo “The New Yotk Times” cuando recomendó Burgos, por ser “Capital Española de la Gastronomía 2014”, como uno de los 50 destinos turísticos del mundo mundial. Este círculo virtuoso de mayor notoriedad-más difusión se cierra con aumento de visitas-pernoctaciones. En las ciudades riojana y castellana se vivió el mismo proceso: más turismo, con alzas superiores al 7% en ambas ciudades.

El interés mediático es muy alto. Huesca, Sant Carles de la Ràpita, Valencia y Vitoria-Gasteiz, las cuatro ciudades aspirantes, están comprometidas con la gastronomía (¡qué bien se come en todas ellas!), y representan conceptos culinarios diferentes. Las cuatro cuentan con méritos más que suficientes para alzarse con el título. Un Jurado, constituido por profesionales de la restauración, la comunicación y el turismo junto a representantes institucionales, valorará los argumentos de cada ciudad. Y tomará una decisión ecuánime y justa.

Pase lo que pase, ninguna pierde, todas ganan.