Detenido un hombre en Huesca por arrancar parte de la oreja a otro de un mordisco

La Policía Nacional de Huesca detenía a un joven que arrancó de un mordisco parte de la oreja a otro y volvió a acometer de la misma forma a otra persona. Una hora después volvía nuevamente a morder a otra persona en la cara, a la que también golpeó repetidamente con un palo de unos 75 centímetros de largo. Esta actuación puso en alerta a los servicios policiales de la ciudad de Huesca hasta que el mismo fue localizado y detenido 6 horas después. La primera agresión se produjo en un bar de la Avenida Ramón y Cajal, siendo la segunda agresión en las inmediaciones de la Ermita de Nuestra Señora de Salas

La Policía Nacional fue alertada por varias llamadas telefónicas de quienes habían sido testigos, de cómo un joven -sin mediar motivo aparente o discusión previa- se abalanzaba sobre el cuello de otro, y le arrancaba de un mordisco parte de la oreja izquierda en el interior de un bar.

Ambos jóvenes y tras el mordisco, se agredieron mutuamente, dándose a la fuga el agresor antes de la llegada de la primera patrulla policial que acudió al lugar. Los primeros agentes, dado el estado del herido, lo evacuaron a los servicios de urgencia del Hospital San Jorge de Huesca, mientras otros agentes tomaban datos sobre la dirección de huída y descripción física del agresor.

Sobre las 18:30 horas aproximadamente, el servicio del 091 de la Policía Nacional recibió nuevamente otra llamada que alerta de otra agresión por arma blanca, en las inmediaciones de la Ermita de Salas, donde un joven había agredido a otra persona.

A la llegada de las dotaciones policiales, el herido de 46 años de edad, presentaba herida por mordisco en la cara, y contusiones varias, ya que según los testigos, el agresor sin mediar palabra, se había acercado a las personas allí presentes y había asestado un mordisco y posteriormente varios golpes con un palo en diversas zonas del cuerpo del agredido. A las tareas de búsqueda del autor y su vehículo, se unió la Policía Local de Huesca.

Una vez localizado el vehículo utilizado en la huída, y confirmada la identidad del autor se estableció entonces un dispositivo de vigilancia sobre el entorno del autor, siendo localizado el mismo y procediéndose a su detención sobre las 22:15 horas del mismo día, por agentes de la Policía Nacional.

Las víctimas fueron atendidas en el servicio de urgencias donde presentaban diversas heridas, habiendo perdido el primer agredido, de 31 años de edad, parte del cartílago de hélix, y precisó de 8 puntos para su cura, siendo atendido también por presentar un estado de ansiedad. El segundo agredido fue atendido, según parte médico, por lesiones correspondientes a mordisco humano, de unos 3 centímetros y contusiones varias.

El detenido que fue atendido en el servicio de urgencias del Centro Pirineos, presentó heridas por abrasión en la piel. El joven de de 34 años de edad, fue pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Huesca en funciones de guardia, en la mañana del jueves día 12, quedando el mismo en libertad con cargos.

La amputación de un miembro o parte del cuerpo es un delito de lesiones grave que se podría castigar (si así se aprecia en el procedimiento judicial) con la pena de prisión de 6 a 12 años si por cualquier medio o procedimiento se produce la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica (art 149 del vigente código penal).