El nuevo Plan de Gestión de Ordesa podría entrar en funcionamiento en 2015

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

El Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido aprobaba esta semana el nuevo Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del mismo. Para su puesta en marcha todavía queda una serie de pasos burocráticos que se alargarán probablemente más de un año, según explica su director, Manuel Montes, que califica de “muy importante” el proceso de tramitación ya realizado.

Después de Navidades se abrirá un periodo de información pública y, el Plan será remitido al Consejo de Protección de la Naturaleza y al Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón para que elaboren sendos informes. A continuación, se enviará al Consejo de la Red de Parques Nacionales. Este organismo solo se reúne una vez año, en diciembre generalmente, por lo que habrá que esperar doce meses para obtener su informe favorable. Por último, tras añadir todos los retoques surgidos, se remitirá a los servicios jurídicos de Presidencia del Gobierno de Aragón para su tramitación como decreto.

Entre las principales novedades que incorpora el nuevo PRUG está la ampliación de la vigencia del mismo a 10 años, frente a los 4 del anterior que data de 1995 y que ha sido prorrogado tácitamente, tal y como marcará la nueva Ley de Espacios Protegidos de Aragón y el nuevo Plan Director de Parques Nacionales. También está adaptado a las directrices de la Red Natura 2000 y otras figuras de protección, como la declaración de Patrimonio de la Humanidad, Reserva de la Biosfera o Monumento a los Glaciares Pirenaicos.

Además, el pastoreo con ganadería de trashumancia, “indispensable para el mantenimiento del paisaje de alta montaña”, según Montes, pasa a considerarse una actividad de gestión del Parque. El Patronato tiene previsto redactar un plan de ordenación del pastoralismo en colaboración con los ganaderos, como uno de los planes sectoriales derivados del nuevo PRUG.

En cuanto al uso público del parque, establece mejoras en seguridad con un nuevo protocolo de emergencias y de evacuación, y de calidad de la visita en infraestructuras, instalaciones y servicios. Además, se va a implantar la Carta Europea de Turismo Sostenible no solo en el parque, sino en toda la reserva de Ordesa-Viñamala y se establece el subsuelo como una nueva zona de protección.