Las familias temen cargar con la reducción de un 15% de gasto corriente en los centros educativos

Las familias se ven entre la espada y la pared con la reducción del 15% en gasto corriente en los centros educativos que recoge el Gobierno de Aragón en sus Presupuestos para 2014. Temen que van a tener que hacer frente a la necesidad de material o calefacción de los colegios, como nunca antes había ocurrido.   Precisamente este era uno de los temas más comentados en la Asamblea Provincial de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de la Provincia de Huesca que se celebraba este jueves. Las condiciones de esta decisión gubernamental van a ser idénticas para toda la comunidad autónoma, pero desde FAPAR Huesca, su presidente, Andrés Cadenas, señala que se debe tener en cuenta que normalmente las temperaturas son más frías en zonas del norte de la provincia de Huesca y por ello los equipos de calefacción consumen más.   Creen que la situación está llegando a unos “límites insostenibles” y que algún día habrán de decir “basta”.     Nunca se había llegado a la situación de tener que hacer derramas para costear gastos fundamentales de los centros educativos, y, según Andrés Cadenas, “probablemente a partir de ahora haya que hacerlo”. Hasta el momento, las familias se habían visto en la situación de afrontar pequeños gastos para cubrir, por ejemplo, una cantidad de fotocopias determinada.    Además, alertan desde FAPAR Huesca que muchas familias no pueden afrontar gastos añadidos e imprevistos. Creen que es la Administración la encargada de “garantizar este tipo de servicios”, y elogian el “apoyo del Ayuntamiento de Huesca” en estas cuestiones pero no comprenden que entre instituciones “no se pongan en común para distribuir sus partidas”.

Comentarios